JURASSIC PARK
¡Bienvenido al JPForum en español! aqui puedes compartir tus opiniones sobre Jurassic Park y hablar de temas que te interesen,tambien tenemos una seccion para hablar del juego "Jurassic Park Operation Genesis" solo tienes que registrarte,totalmente gratuito,y leer las reglas del foro para una mejor estancia.
Diviertanse.

JURASSIC PARK

¡Entra y comparte sobre Jurassic Park, dinosaurios y mas!
 
ÍndicePortalFAQBuscarGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse

Últimos temas
Palabras claves
Skins tyrannosaurus jurassic isla dino skin tiranosaurio dinosaurios como Indominus para world Park velociraptor trucos mods Espinosaurio indoraptor allosaurus Operation jpog juego juegos mesozoica spinosaurus Genesis
¿Quién está en línea?
En total hay 12 usuarios en línea: 3 Registrados, 0 Ocultos y 9 Invitados :: 1 Motor de búsqueda

jpog2000, Spinosaurus marocannus, Ángel CG

La mayor cantidad de usuarios en línea fue 218 el Miér 10 Ene 2018, 3:25 pm.

Comparte | 
 

 Guerras de Fortifia

Ir abajo 
AutorMensaje
Spinosaurus marocannus
Spinosaurus Veterano
Spinosaurus Veterano
avatar

Mensajes : 1189
Fecha de inscripción : 20/08/2010
Edad : 16
Localización : Echando raíces

MensajeTema: Guerras de Fortifia   Sáb 02 Dic 2017, 3:58 am

Hola a todos, aquí traigo una historia que llevo gestando varios meses. Se trata de una historia de fantasía baja (tan baja que puede que pudiese pasar por evolución especulativa xD) inspirada por Game of Thrones y con una geografía basada en la España medieval (hay otros continentes pero todavía no pensé en nada para ellos), puede que abra otro tema a modo de "enciclopedia", no sé. ¡Espero que os guste!

------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

CAPÍTULO 1: CHOQUE DE GIGANTES

La batalla estaba siendo larga, pero parecía no tener fin. Su espada rebanó otro gaznate, más gotas de sangre para adornar su ya roja cara. Se giró, sólo para ver un caballo enemigo con su jinete cargando contra él a toda velocidad, cuando otro aliado montado arremetió contra la pobre bestia a toda velocidad. Y otra vez el silbido. ¿Le daría una flecha de una vez? Cómo le gustaría tener un trabuquete o dos y lanzar rocas contra los arqueros sólo para dejar de oír ese infernal silbido. Pero no, las flechas cayeron sobre algunos hombres tras de sí, aliados y enemigos por igual. Otro soldado Solik corrió hacia el chico con la espada en alto para atacar, pero su golpe fue bloquado por el joven noble con facilidad, y con un rápido movimiento otro cuello fue cortado.

El Ablik entonces miró a su alrededor. Muerte fue todo lo que sus sentidos podían encontrar. Un hombre cojo agonizando en el suelo. Un caballo corrió histérico con su jinete sin cabeza. Otro silbido, esta vez flechas aliadas cruzaron el cielo para aterrizar en los arqueros enemigos. El joven entonces divisó a su instructor de combate, un hombre en sus cuarenta o cincuenta. El hombre, que empezó con complejos y elegantes movimientos, estaba ahora prácticamente rugiendo y golpeando con furia a sus enemigos.

Entonces el Ablik lo vio. Una gran roca, del tamaño de un hombre por lo menos, se dirigía en su dirección. ¿Aquellos locos habían traído catapultas? No, la roca no llevaba suficiente fuerza para darle, y se estampó contra la retaguardia enemiga. Entonces lo oyó. Al principio pensó que era un cuerno de guerra, pero pronto identificó el sonido. Un elefante. Más se unieron, y una línea de al menos cien elefantes montados por gigantes armados con mazas y hondas apareció en el horizonte.

El comandante Solik los vio, y empezó a gritar a la retaguardia y refuerzos:

-¡Picas y escudos, picas y escudos! ¡Formad un muro, rápido!-

Éstos se movilizaron, y formaron un muro de cinco hombres de grosor. El segundo al mando se acercó a su superior.

-Debéis iros, ¡nos barrerán!

-Son elefantes, podemos ag...-

No pudo acabar su frase. Unos terribles rugidos similares a los de gorilas sonaron en la lejanía, y la verdadera caballería llegó. Al menos 200 gigantes, montados en Wuk-Lug indricoterios y con armadura pasaron entre los elefantes. Iban armados con guadañas, hachas, mazos y afilados escarpes de acero. Con ellos un hombre montado a caballo miraba. El cabeza de la casa Ablik.

Los enormes animales empezaron a cargar, mientras los elefantes se mantenían en su sitio. Los arqueros Solik dispararon desesperados, pero sus flechas no pudieron atravesar los gambesones de los jinetes ni la piel de las bestias, y recibieron rocas de honda en respuesta, que abrieron algunas brechas en el muro de escudos.

Entonces se produjo el choque, y los enormes animales de quince toneladas atravesaron el muro de escudos como un cuchillo cortando mantequilla, aplastando hombres bajo sus patas y los jinetes cortaron cabezas con sus guadañas y hachas.

Los hombres Ablik, con ánimos renovados, lucharon más fuerte, y los elefantes cargaron también. Pronto la batalla terminó, y la derrota de los Solik fue monumental.

_________________

"¿Es un tiranosaurio?"
"No, suena más grande"
Volver arriba Ir abajo
InGensaurus
Giganotosaurus Mordorsus
Giganotosaurus Mordorsus
avatar

Mensajes : 250
Fecha de inscripción : 17/07/2016
Edad : 15
Localización : En el interior de Erebor.
Oro


MensajeTema: Re: Guerras de Fortifia   Sáb 02 Dic 2017, 10:10 am

Pero que excelente comienzo para una historia! Very Happy Ya no puedo esperar para saber más de ella, sigue así Spino marocannus, que la cosa tiene buena pinta Razz
Volver arriba Ir abajo
Spinosaurus marocannus
Spinosaurus Veterano
Spinosaurus Veterano
avatar

Mensajes : 1189
Fecha de inscripción : 20/08/2010
Edad : 16
Localización : Echando raíces

MensajeTema: Re: Guerras de Fortifia   Dom 03 Dic 2017, 2:16 am

Gracias InGen, me alegra que te guste!

-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

CAPÍTULO 2: BOTÍN DE GUERRA

El campo de batalla estaba lleno de cadáveres, y algunos cuervos ya se estaban posando en los cuerpos de los caídos para darse un festín. Los gigantes se habían organizado en una fila, y el líder bajó de su Wuk-Lung de un salto. El joven Cerbus Ablik estaba allí de pie, mirando al enorme jinete. Debía medir unos cuatro metros, y su cara era muy diferente a la de los humanos, con un hocico poco prominente y sus fosas nasales directamente en la cara, sin nariz. Su padre, Manuk Ablik, se aproximó montando a caballo y se bajó, pisando el cuerpo de un soldado Solik. El hombre tenía ya sus años, su pelo corto y su fina barba empezando a canear. Miró a su hijo con cierto desdén, y se dirigió a Gun-Mag, el líder de los gigantes.

-Mis más sinceros agradecimientos por vuestra ayuda, sé que a vuestra gente no les gusta inmiscuirse en asuntos humanos.- Dijo el hombre

-No os preocupéis, os debo la vida después de todo, y os estaré eternamente agradecido por ello- Le respondió el gigante, tratando de hablar la Lengua Común lo mejor y más cotresmente posible.-Sois un buen hombre, Lord Ablik.-

-Podéis acompañarnos en nuestra marcha si queréis, nos dirigimos a Karkhos-

-¿La capital de las tierras de los Solik?

-En efecto.- Respondió Manuk. -Capturaremos la ciudad y haremos que Ferland Solik responda ante los crímenes que ha cometido durante todo este tiempo.-

Mientras tanto, el instructor de Cerbus paseaba entre los cuerpos, buscando supervivientes. Pasó al lado de un caballo muerto, cuyo cuerpo había caído encima de un jinete, y de repente sintió cómo su tobillo era agarrado. El hombre desenvainó su espada, y se encontró con que el jinete muerto no estaba tan muerto, y descubrió que no era otro que el caballero que había dirigido la batalla, el mismísimo Avlón Solik, hermano menor del actual señor de la casa Solik.

-Ayu...da...- Consiguió decir Avlón, y fue arrastrado de debajo del caballo y puesto en pie. Avlón trató de desenvainar su espada para matar a su salvador y escapar, pero recibió un puñetazo en la cara y fue llevado hasta Manuk.

-Mi señor, he encontrado a...-

-Avlón Solik...- Dijo Manuk sin dar tiempo al instructor a contestar.

-Me alegra volver a veros, Lord Ablik. Una pena que sea en estas condiciones- Respondió Avlón, con una sonrisa burlona.

-Sacadlo de mi vista- Ordenó Manuk, y en seguida se obedeció, llevando a Avlón a un carro y dejándolo allí atado.

_________________

"¿Es un tiranosaurio?"
"No, suena más grande"
Volver arriba Ir abajo
Spinosaurus marocannus
Spinosaurus Veterano
Spinosaurus Veterano
avatar

Mensajes : 1189
Fecha de inscripción : 20/08/2010
Edad : 16
Localización : Echando raíces

MensajeTema: Re: Guerras de Fortifia   Jue 21 Dic 2017, 4:51 am

Bueno, siento la tardanza. La historia original es de 8 páginas nada más porque era para un concurso así que estoy intentando alargarla un poco, pero creo que tengo una idea. Si creeis que no merece la pena POR FAVOR decídmelo.

-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

CAPÍTULO 3: CONSEJO DE GUERRA

Murlo entró a paso apresurado, con varios mapas entrollados bajo el brazo. Ya había cuatro hombres sentados a la mesa del consejo: la cabeza de la iglesia, el emperador, el comandante del ejército y un burgués que había conseguido el favor del emperador. Nunca le había gustado ese hombre. Se sentó a la mesa y desenrolló el mapa.

-Mis señores- Dijo inclinando la cabeza -Porlo- Comentó con algo de desdén, mirando al burgués.

-Bien, se os ha convocado aquí debido a la crisis que estamos sufriendo- Dijo el emperador, solemne -Hace ya una década desde que murió nuestro Hijo de la Ceniza,y ningún sucesor ha sido elegido por los Dioses desde entonces. Sin su poder, los nómadas del Este están empezando a adentrarse más en nuestras fronteras, saqueando aldeas. Es sólo cuestión de tiempo que ataquen una ciudad.

-¿Qué hay del emisario que enviamos para pedir ayuda al Imperio del Sol? El viaje es largo, quizá...- Preguntó Murlo

-Dejamos de recibir fénixes suyos hace dos semanas, probablemente haya sido asaltado antes de llegar al Canal.-

Murlo bajó la mirada y se frotó las sienes, la duda y desesperación se palpaba en el aire.

-Nos es imposible ir a la guerra contra los Jinetes, son más y su habilidad a caballo es magistral, hay quien dice que incluso sus arqueros van a caballo. Nunca he luchado contra ellos, pero si las historias dejadas por mis predecesores son reales, nos aplastarían en una guerra. Sin un Hijo de la Ceniza, nuestra única opción es huir.- Comentó el comandante, negando con pesadumbre.

-¿A dónde?-Replicó Murlo- Apriko es un contiente totalmente salvaje, y Fortifia está en posesión de tres reinos distintos...-

-Pero parece ser que el mayor reino está al borde de la guerra civil, con dos grandes casas enfrentándose y la prometida del heredero muerta, y el reino de los elfos está en declive. Un panorama perfecto para atacar- Respondió el comandante.

-Desde luego la Corona puede permitírselo.- Añadió Porlo, con una sonrisa que hizo que Murlo quisiese darle un puñetazo en la cara ahí mismo.

-Entonces, veo conveniente esperar un mes más para esperar a un nuevo Hijo de la Ceniza, y si eso no ocurre- Dijo el Emperador -Nos prepararemos para la guerra.


_________________

"¿Es un tiranosaurio?"
"No, suena más grande"
Volver arriba Ir abajo
Spinosaurus marocannus
Spinosaurus Veterano
Spinosaurus Veterano
avatar

Mensajes : 1189
Fecha de inscripción : 20/08/2010
Edad : 16
Localización : Echando raíces

MensajeTema: Re: Guerras de Fortifia   Jue 04 Ene 2018, 12:58 am

Bloqueo artístico, no quiero avanzar las cosas demasiado rápido, pero bueno, capítulo cuatro supongo
-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

CAPÍTULO 4: MENSAJES E INTRIGAS

Ya había pasado una semana, y Cerbius Ablik estaba sentado en una gran mesa en la que se discutían varias estrategias con otros señores vasallos del su padre. Vio a los señores de las casas los Iskum, Olfic, Munil y Kamsin, además del líder gigante Gun-Mag, que se encontraba sentado para no dar con la cabeza en el techo tienda. Y cómo no, a su padre, señor de la zona más septentrional del Reino, Aligkia. Recordaba la reprimenda que le había echado su padre tras la batalla. “¿Cómo se te ocurre hacer una carga directa contra un enemigo como ése?” “¡Podrías haber muerto!”.

-Por lo que sabemos- Dijo Manuk, colocando una pieza de mader con forma de cabeza de unicornio en el mapa -las huestes de los Solik se encuentran actualmente aquí, en el Claro de los Titanes. Deben de ser unos cuatro mil hombres. Pese a ello, esperamos que se dividan e intenten flanquearnos.-

-Pensé que intentarían defender la ciudad más próxima- Comentó Lord Iskum

-Y eso sería lo más razonable, pero Ferland es impulsivo y arrogante como bien sabéis, probablemente querrá eliminarnos rápido y volver a su castillo a beber y comer como un cerdo- Respondió Manuk con desdén. En ese momento un brillo se movió fuera de la tienda. Al principio parecía una antorcha, pero lo que entró en la tienda fue un fénix, del tamaño de una paloma. Se posó en la mesa tras apagar sus plumas y comenzó a recitar:

-A Manuk Solik:
Recientemente un grupo de elfos han aparecido en el campamento y hablado con Ferland. No pude acercarme sin que sospechasen, pero creo que se integrarán como infantería al ejército Solik, lo cual aumenta el número de hombres de su lado a unos cinco mil. Pude distinguir algo sobre una emboscada, así que aconsejo cautela al viajar.
Firma vuestro fiel informador. El pájaro lleva una marca identificatoria.

Dicho esto, el animal levantó la pata, desvelando una espiral pintada en ella. Manuk asintió al verlo, y miró a sus hombres.

-Colocad guardias en los lindes del campamento, no quiero sorpresas.-

Dicho esto, finalizó el consejo, y todos salieron de la tienda.

_________________

"¿Es un tiranosaurio?"
"No, suena más grande"
Volver arriba Ir abajo
Spinosaurus marocannus
Spinosaurus Veterano
Spinosaurus Veterano
avatar

Mensajes : 1189
Fecha de inscripción : 20/08/2010
Edad : 16
Localización : Echando raíces

MensajeTema: Re: Guerras de Fortifia   Mar 23 Ene 2018, 6:09 am

CAPÍTULO 5: GENTE PEQUEÑA, PROBLEMAS GRANDES

Las garras desgarraban el suelo con cada paso a galope, las escamas verdes reflejando la luz del sol. Si el animal pudiese sudar, lo haría. Sobre él, el Cónsul enano Lumbot sudaba también, de nervios, mientras pateaba suavemente a su montura para que acelerara. No podía ser, era imposible...

El cocodrilo, su montura, galopaba con todas sus fuerzas, usando sus largas patas como de caballo para cubrir terreno lo más rápido posible. En el Archipiélago no había casi mamíferos, lo que permitió a los cocodrilos y aves florecer, y los enanos tuvieron que domesticarlos. Finalmente, la capital se dislumbró de entre la selva. Era una gran ciudad con puerto, lleno de mercados. Estaba rodeada de una muralla, aunque era sobretodo por ataques extranjeros.

Al llegar a las puertas vio el resultado de lo que había oído decir. El humo salía de los edificios, y los ciudadanos se encontraban en las calles. Algunos se sentaban devastados, otros gritaban victoriosos, otros le miraban con recelo.

Lumbot apremió a su montura a ir hacia el palacio, y lo que vio le horrorizó. Cinco cañones apuntaban al edificio y por lo menos cien hombres se encontraban ahí con mosquetes.

-¡Hermano!- Oyó decir desde dentro del palacio. -Me alegra ver que hayas decidido venir.-

-¿Qué has hecho?- Preguntó Lumbot, bajándose de su montura

-Ya era hora de cambiar las cosas por aquí. Los cónsules llevábais demasiado tiempo aflojando.-

-¿A qué te refieres?

-¿Crees que no me he enterado? ¡Sé que estábais planeando abrir una ruta comercial con Fortifia y desvelarles los secretos de la pólvora! Así que hice lo mejor para el Pueblo Enano y di un golpe de Estado. Tus amigos no pusieron mucha oposición- Dijo con una sonrisa macabra. -No los ejecutaremos si juran lealtad al Nuevo Régimen-

-¡¿Es que estás loco?! ¡Claro que no ibamos a darle la fórmula de la pólvora a los humanos! Sin esa ventaja seríamos presa fácil

-Eso dices tú, y confío en tí por ser mi hermano, pero otros cónsules han confesado. Puede que te opuseras, puede que no, y por ello te dejaré ser mi mano derecha. Si no...-

Los mosqueteros se giraron en unísono y apuntaron hacia Lumbot, apuntándole.

-De acuerdo...- Dijo Lumbot, derrotado y fatigado por el viaje.

-Eso pensaba... Bueno, hora de mi discurso de victoria supongo-

_________________

"¿Es un tiranosaurio?"
"No, suena más grande"
Volver arriba Ir abajo
Spinosaurus marocannus
Spinosaurus Veterano
Spinosaurus Veterano
avatar

Mensajes : 1189
Fecha de inscripción : 20/08/2010
Edad : 16
Localización : Echando raíces

MensajeTema: Re: Guerras de Fortifia   Lun 05 Feb 2018, 6:15 am

Bueno, prometo que este va a ser el último capítulo introductorio, lo juro! si alguien sabe algo de cetrería por favor que me eche una mano

-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

CAPÍTULO 6: LAS CENIZAS DEL ELEFANTE

Islábel miraba antentamente su huevo. Era de tamaño grande, no más grande que una pelota que usaban los chicos en sus juegos, y se lo habían regalado hacía meses, pero ahí seguía, prácticamente inherte. Se apartó algo de su pelo gris de la cara y se acercó para observarlo con detenimiento, buscando alguna grieta, alguna señal de vida. Nada. Entonces alguien llamó a la puerta de su dormitorio

-Adelante- Dijo ella, y su padre entró, para su sorpresa. Era un hombre grande y fuerte, aunque también bastante sabio. Desde luego el escudo de su Casa, un elefante, le quedaba como anillo al dedo. Algunos decían que su familia tenía sangre de Gigante, aunque ni ellos ni los Gigantes se lo creían. Aún así, eran de los pocos de Fortifia capaces de domesticar y usar elefantes para distintas cosas, y con razón vivían al sur, donde proliferaban. La gente también decía que en sus bosques se ocultaban los últimos Titanes, que los habían ayudado a domar a las enormes bestias y a construir su castillo, aunque los Titanes se consideraban un mito.

-¿Estás bien? Desde que tienes ese huevo nunca vas a cazar conmigo, y casi no ves a Elfie.- Islabel sonrió, pensando en su elefanta. Era pequeña, y si no llega a ser por ella la habrían sacrificado.

-Sí, ya hemos hablado de ello-

-¿Seguro? Sé que desde pequeña has querido ver un fénix imperial, pero no creo que vaya a eclosionar...-

-No pierdo nada por esperar.- Contestó ella. -Siento que le falta poco-

-¿Sientes?- Preguntó su padre, extrañado, mientras se sentaba en la cama de su hija.

-Sí, es una sensación extraña. Como si yo estuviese en el huevo con él. Siento como cada vez se mueve más y- De repente se paró, abriendo los ojos. Su padre pareció confundido, cuando de pronto sonó el sonido de algo crujiendo. Un pequeño pico empezó a romper el huevo, y en cuanto se dieron cuenta una cabeza anaranjada emergía de la cáscara. Había nacido el primero fénix imperial en Fortifia, y lo primero que hizo fue mirar a los ojos de Islábel, en silencio.

Ambos cruzaron miradas durante unos segundos, intercambiando pensamientos. La Hija de la Ceniza ya tenía a el Fuego para encenderse.

_________________

"¿Es un tiranosaurio?"
"No, suena más grande"
Volver arriba Ir abajo
Spinosaurus marocannus
Spinosaurus Veterano
Spinosaurus Veterano
avatar

Mensajes : 1189
Fecha de inscripción : 20/08/2010
Edad : 16
Localización : Echando raíces

MensajeTema: Re: Guerras de Fortifia   Mar 13 Feb 2018, 4:32 am

CAPÍTULO 7: PADRE E HIJO

Una vez fuera de la tienda, Manuk le cogió el brazo a su hijo, parándolo antes de que se fuese

-Tenemos que hablar en mi tienda. Ahora- Cerbius le miró y asintió tímidamente, y después entraron juntos a la tienda. Manuk colocó dos sillas, una delante de la otra, y se sentó.

-Toma asiento- Le dijo a su hijo, mirando a la silla vacía. El joven asintió y se sentó, evitando la mirada de su padre. -Mírame a los ojos-

Cerbius levantó la mirada, esperando una regañina, y no pudo evitar preguntar "¿qué sucede?"

-Desde que comenzó la guerra has estado muy perdido, muy... meditabundo. Quiero que me digas qué sucede, no te cortes.

-Verás, yo...- Dijo, poniéndose algo rojo mientras toqueteaba algo en su bolsillo.

-Ya veo, es por la chica. ¿Te preocupas por ella? ¿O que la guerra os distancie?

Cerbius miró a su padre, con los ojos como platos

-¿De verdad crees que no sabía que deseabas a la hija mayor de los Solik? Yo tuve tu edad también, sé lo que son esos romances de mozo- Dijo, con una sonrisa nostálgica en su cara -No te preocupes por ello. Cuando ganemos la guerra conseguiré su mano para tí. Puede que lo utilice en caso de tener que firmar un tratado de paz. Pero aún así- Dijo, ya más serio -Has de recordar por qué hacemos esto. No dejes que tus sentimientos alteren tu razón-

Cerbius asintió, aún algo confundido. -Entonces, continuamos nuestra marcha sobre Karkhos supongo- Dijo

-En efecto, Ferland deberá pagar por sus crímenes. Si la casa real sigue sin involucrarse lo haré yo mismo-

_________________

"¿Es un tiranosaurio?"
"No, suena más grande"
Volver arriba Ir abajo
Spinosaurus marocannus
Spinosaurus Veterano
Spinosaurus Veterano
avatar

Mensajes : 1189
Fecha de inscripción : 20/08/2010
Edad : 16
Localización : Echando raíces

MensajeTema: Re: Guerras de Fortifia   Miér 14 Mar 2018, 7:27 am

Sé que llevo tiempo sin actualizar, pero es que llevo bastante dandole vueltas a lo siguiente: ¿Debería cambiar los motivos de Murlo y compañía? Me he dado cuenta que con tecnología medieval una invasión para salvar a su pueblo es un poco... difícil.

_________________

"¿Es un tiranosaurio?"
"No, suena más grande"
Volver arriba Ir abajo
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Guerras de Fortifia   

Volver arriba Ir abajo
 
Guerras de Fortifia
Volver arriba 
Página 1 de 1.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
JURASSIC PARK :: Alambrada principal :: Jaula del dilophosaurio :: Laboratorio de Wu-
Cambiar a: