JURASSIC PARK
¡Bienvenido al JPForum en español! aqui puedes compartir tus opiniones sobre Jurassic Park y hablar de temas que te interesen,tambien tenemos una seccion para hablar del juego "Jurassic Park Operation Genesis" solo tienes que registrarte,totalmente gratuito,y leer las reglas del foro para una mejor estancia.
Diviertanse.

JURASSIC PARK

¡Entra y comparte sobre Jurassic Park, dinosaurios y mas!
 
ÍndicePortalFAQBuscarGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse

Últimos temas
» What did the dinos say?
Hoy a las 4:45 am por Spinosaurus marocannus

» Tyrannosaurus rex
Hoy a las 4:17 am por Mega-Tyrannus

» Spinosaurus
Hoy a las 12:20 am por Eug3

» Taller de Alexiel
Ayer a las 4:55 am por Spinosaurus marocannus

» El rincón de Spino Maro
Jue 16 Ago 2018, 8:33 am por Spinosaurus marocannus

» Trailer de Jurassic Park versión Godzilla
Jue 16 Ago 2018, 5:45 am por DinoRevolutionFan

» Mega’s Gallery
Jue 16 Ago 2018, 12:39 am por Spinosaurus marocannus

» Huellas de Therizinosaurio en Alaska
Miér 15 Ago 2018, 2:53 pm por Mega-Tyrannus

» Disney ahora tiene a Fox
Mar 14 Ago 2018, 12:31 pm por Mega-Tyrannus

» (SPOILERS) Lo que implica el final de Fallen Kingdom para el ecosistema y el gobierno americano
Mar 14 Ago 2018, 11:43 am por Mega-Tyrannus

Palabras claves
allosaurus velociraptor juegos Espinosaurio indoraptor como Park dino tyrannosaurus jurassic carnotaurus world mesozoica Skins trucos Genesis mods Indominus isla Operation spinosaurus tiranosaurio juego dinosaurios jpog skin
¿Quién está en línea?
En total hay 24 usuarios en línea: 3 Registrados, 0 Ocultos y 21 Invitados :: 2 Motores de búsqueda

DinoRevolutionFan, Eug3, jpog2000

La mayor cantidad de usuarios en línea fue 218 el Miér 10 Ene 2018, 3:25 pm.

Comparte | 
 

 Sangre y Dolor: Cacería

Ir abajo 
AutorMensaje
TheBlue154
Huevo
Huevo
avatar

Mensajes : 24
Fecha de inscripción : 13/12/2015
Edad : 17
Localización : Norte de la Isla Nublar (Asturias)

MensajeTema: Sangre y Dolor: Cacería   Dom 20 Dic 2015, 9:11 am

Sangre y Dolor: Cacería

(Off-topic: He cambiado el nombre de la historia por uno que me ha gustado más. ¡Espero que a vosotros también! Off-topic Off)

Todo comenzó en el norte de la isla Nublar. Un joven carnotauro, estaba intentando cazar, aunque no estaba teniendo suerte ese día, pero no se daba por vencido. Decidió que tal vez si se dirigía a otro sitio tendría más suerte, por lo que caminó al este durante horas. De pronto, notó un olor, de apatosaurus, pero al avanzar, observó que era un cadáver. Al fin, comida, y comida fácil.

Cuando comenzó a alimentarse de las partes más frescas, alejándose de las partes en putrefacción. Aunque había más carroñeros, no compitió, había suficiente para todos, y duraría un par de días más. Estaba muy satisfecho, el hambre de estos días había pasado, y de la forma más agradable posible. Cuando terminó de comer, se dirigió de nuevo al norte, a su guarida, sin prisa alguna y disfrutando de cada paso, de cada suave brisa. "Este ha sido un gran día, tranquilo, pero perfecto" pensó. Durante su paseo, notó como si le observaran, pero no le importó realmente. De pronto, dolor, un dolor fuerte en su cabeza. Se desmayó al instante.

-Vaya, pero que carnotauro tenemos aquí.

Oyó varias voces mientras despertaba.

-Sí, lo hemos encontrado cerca de la trampa. El muy estúpido ni se enteró de que lo seguíamos.

-Cállate de una vez, está despertando. Ponte a salvo y saca a los raptores.

Se puso de pie poco después, ninguna de las voces se encontraba ya en la zona. No reconocía el lugar donde se encontraba, era como una cueva, pero sin techo y al parecer, sin salida. Miró hacia arriba y se encontró con la cabeza de un Baryonyx. Su mirada era heladora y sombría.

-Vale, Carnotauro, a partir de ahora, te llamas Veath. Si no respondes a ese nombre, mis amiguitos...-Se asomaron otros Bryonyx-... y yo, saltaremos ahí abajo y sufrirás una muerte lenta. ¿Ves esos raptores de ahí, esos dormidos? Los vas a matar en cuanto despierten... O ellos te matarán a ti. Si se da el caso de que no os peleéis, no se os dará alimento y moriréis.

-Eres un psicópata.

-Y tu ahora, un luchador. Si sobrevives durante un tiempo, te dejaremos ir.

-En el momento en el que sea libre os mataré uno por uno.

El Baryonyx rió, lenta y cruelmente.

-No lo harás.-Dicho esto se fue-

Los raptores despertaron, confusos, y de forma torpe.

-¿Donde... donde estamos? Oye, tú. ¿Quien eres?

-Nos han apresado... Y sólo soltarán al que mate a los demás.

-¿Matar a mi hermano? Jamás.-Miró al otro raptor, que estaba inmóvil-

-Yo tampoco pelearé...

Y así pasaron las horas, y tras ellas, los días. Cada individuo tenía un hambre voraz, y pensamientos oscuros pasaban por sus mentes.

(Esa es la primera parte de esta historia, espero que os guste Very Happy )


Última edición por TheBlue154 el Mar 22 Dic 2015, 4:12 am, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
TheBlue154
Huevo
Huevo
avatar

Mensajes : 24
Fecha de inscripción : 13/12/2015
Edad : 17
Localización : Norte de la Isla Nublar (Asturias)

MensajeTema: Re: Sangre y Dolor: Cacería   Dom 20 Dic 2015, 12:19 pm

No pasó mucho tiempo más hasta que los dos hermanos planearon un ataque conjunto contra el carnotauro. Se acercaron a él sigilosamente, uno de ellos saltó, y le mordió, a lo que el carnotauro respondió con una embestida, que le rompió varios huesos al primer raptor. Se acercó al segundo, lo tumbó de un cabezazo y se dispuso a morderlo varias veces, de forma rápida. El mayor de los hermanos, volvió al ataque, atacándole en el costado y abriendo heridas bastante feas, aunque el carnotauro trató de ignorarlo mientras acababa con el primero, desgarrando el cuello hasta hacerlo trizas. Luego atacó al otro, dándole con un cuerno en el pecho. Al tirarlo al suelo, volvió a atacar, pero su ofensiva fue esquivada, lo volvió a intentar, mordiendo esta vez una pata y arrancándosela. El raptor rugió y se lamentó. Todo el que lo oyese se habría estremecido. Murió pocos segundos después.

El carnotauro comenzó a devorar con ansia los cuerpos de los raptores, pero necesitaba más comida. Llevaba demasiado tiempo sin probar la carne, aunque no tenía sed ya que había algo de agua en "el coliseo" como comenzó a llamarlo Veath para sus adentros.

La cabeza del baryonyx se asomó una vez más. Con aspecto burlón y riendo.

-Parece que te lo has pasado bien.

-Haré que sufras, desgraciado.

-No te pongas así. ¿No ves que lo has hecho muy bien? Tendrás una pequeña recompensa. Aprovecha bien el tiempo, pronto tendrás un nuevo rival. -Lanzaron algo de comida, de dudosa procedencia, y en estado de putrefacción-

Veath, con cara de asco, comenzó a comer.

-Ah, y Veath, a más violento seas, más comida y de mejor calidad tendrás.-Tras decir esto, despareció-

No se podía creer lo que estaba ocurriendo, pero no se tomó los comentarios del baryonyx. Se tumbó, miró a sus heridas, eran profundas, pero se curarían. Los ojos se le cerraron y pudo descansar. Aunque no duró mucho. Oyó un gran golpe y despertó. Ante él se encontraba un allosaurus adulto, enorme. Ya había visto a ese allosaurus antes; Lo llamaban Diente Feroz, para él, era una leyenda, aunque nunca hizo nada importante, impresionó al carnotauro acabando con un triceratops a una velocidad increíble, e ileso. Se escuchó la voz ronca del baryonyx.

-A tu gran amigo no le queda mucho para despertar, y en una batalla cuerpo a cuerpo te destrozará... Piensa rápido.

Sabía perfectamente a que se refería. Debía ser asesinado a sangre fría mientras aún estaba inconsciente o no habría posibilidad alguna de sobrevivir. Una enorme desesperación se apoderó del cuerpo del joven carnotauro y atacó. Primero le partió la columna vertebral y luego lo abrió en canal. La sangre salía sin parar, y esta víctima estaba demasiado cerca de la pequeña fuente, que ahora era de sangre. Una vez muerto, no toco el cadáver, lo guardaría para más tarde.

Pasaron días, se alimentó del allosaurus y de la comida que le lanzaban de vez en cuando. Pensó que todo había acabado, que tal vez ahora lo dejaran ir... Se equivocó. Unos cuerpos cayeron. Eran crías de varios tipos, incluido un pequeño carnotauro. Cada vez, dudaba menos a la hora de matar, y casi, se podría decir que comenzó a disfrutar. Les arrancó la cabeza a las crías una por una, a otra la dejó viva para que presenciase cómo le arrancaba los miembros del cuerpo.

Y así siguió durante semanas, matando a cualquier cosa que tirasen. Pero no perdió la cordura, no del todo. Ya esperaba a su siguiente presa.

-¿Sabes cual es tu siguiente rival?

-Dímelo de una vez

-No es otro que YO...

-Adelante, baja, acabaré contigo y te haré sufrir. Te ahogarás en un charco de tu propia sangre.

-¿De verdad te lo has creído?-Volvió a reír con tono burlón, lo que hacía hervir la sangre del carnotauro-

-¡¿QUIEN ES?!

-Le he concedido el honor de matarte a mi segundo al mando, Ügashka. Mañana será el fin de tu triste vida.
Volver arriba Ir abajo
TheBlue154
Huevo
Huevo
avatar

Mensajes : 24
Fecha de inscripción : 13/12/2015
Edad : 17
Localización : Norte de la Isla Nublar (Asturias)

MensajeTema: Re: Sangre y Dolor: Cacería   Lun 21 Dic 2015, 4:35 am

Veath decidió tomarse un respiro, dormir un rato. Desde que se encontraba ahí, aunque durmió, no fue capaz de descansar como antaño. Hoy en día, parecía que incluso cuando dormía estaba inquieto, o peleando contra si mismo. Se encontraba mal, desde hace días, desde que empezó esto. Era una sensación horrible, que no hacía más que aumentar, una sensación que le inducía ira, ganas de matar. Una sensación, desde luego, enfermiza.

Repentinamente, sintió un agudo dolor recorriendo una de sus patas, lo que le hizo despertar al instante. No vio otra cosa que un baryonyx, pero no el líder, este era oscuro, y le faltaba un ojo, y estaba lleno de cicatrices. Se puso de pie al instante y le clavó un cuerno en la mandíbula, haciendo una enorme perforación por la que salía sangre, y varios dientes, que cayeron al suelo. Le mordió en un brazo, y le arrancó los dedos, dejando un simple muñón. Pero Ügashka contraatacó mordiendo el cuello del carnotauro, por donde brotó sangre.

-Así que tú eres Veath. Tienes un despertar de lo más agradable.

-¡¡CÁLLATE Y PELEA!!-Se alejó, preparando otra embestida, a gran velocidad, que le destrozó varios órganos internos y huesos a su rival, que contestó clavando de nuevo las garras, esta vez en un hombro-

Continuaron así durante varios minutos, cuando uno atacaba, otro contraatacaba, y volvían a empezar. Los dos estaban llenos de heridas, y de sangre propia, y de su rival. Ambos se encontraban exhaustos, pero el ataque de Veath, tumbó a Ügashka en esta ocasión. Lo tenía a punto, y aprovechó la debilidad. Lanzó varios bocados a la columna vertebral, abriendo la carne hasta llegar al hueso. A continuación se la arrancó, vertebra por vertebra mientras su enemigo rugía de dolor, rodeado de una inmensa agonía que no hacía sino aumentar. El sabor de la sangre caliente bañaba el paladar de Veath, que se deleitaba con lo que ahora consideraba un preciado manjar.

Con cuidado, le arrancó el ojo restante a lo que ya no se sabía si era un cadáver agonizante, o un baryonyx destrozado, y lo colocó en la herida de la columna, como quien coloca una guinda en un pastel. Pero las heridas que había en su propia carne no eran mucho menores. La vista se le nubló, se sintió débil y mareado y cayó, desmayado.

Abrió los ojos, no veía bien, pero juraría que se encontraba en un bosque. Trató de ponerse de pie, pero no sirvió de nada, ya que cayó de nuevo. No duró mucho tiempo despierto, sus ojos volvieron a cerrarse. Volvió a despertar, y se puso de pie, pero en esta ocasión era de noche. Miró donde estaban sus heridas, pero ya estaban ya cerradas, a su alrededor no había nada más que árboles, y huellas, de varios baryonyx. Seguramente lo habían arrastrado ahí.

Cuando se dispuso a seguir las huellas, lo único que noto es que desaparecían no muy lejos de allí. Se paró a pensar, y se dio cuenta de que al fin... era libre. Rugió, con una fuerza impresionante, tanto que seguramente se pudo escuchar desde la otra punta de la isla. Comenzó a caminar, y tras eso, a correr, cada vez más rápido. Parecía que fue hace una eternidad cuando aún era libre, cuando aún disfrutaba del contacto de la hierba y la suave brisa. Pero ahora era incapaz de sentirse feliz, se sentía vacío, hueco, como si todo rastro de felicidad y paz hubiera desaparecido de su cuerpo. Ahora algo diferente sustituía esas sensaciones; La ira, el ansia de venganza, la violencia y la agresividad.

Ahora tenía un objetivo, acabar con esa banda de psicópatas baryonyx. No sabía cómo, pero debía hacerlo, y parar el sufrimiento que han causando, y que probablemente sigan sembrando. Tal vez, si reclutaba a alguien, conseguiría acabar con ellos. Eso o matarlos uno por uno, este sería un método más lento. Pero tal vez pudiese contactar con un antiguo conocido, que le ayudase o le diese información.
Volver arriba Ir abajo
TheBlue154
Huevo
Huevo
avatar

Mensajes : 24
Fecha de inscripción : 13/12/2015
Edad : 17
Localización : Norte de la Isla Nublar (Asturias)

MensajeTema: Re: Sangre y Dolor: Cacería   Lun 21 Dic 2015, 7:03 am

Caminó durante un par de días, dirección sud-este. Sabía donde encontrar a alguien que le proporcionase ayuda. Llegó a un claro en el bosque, y rugió varias veces, luego esperó y volvió a rugir. Al cabo de varias horas, se acercó a la zona un allosaurus, Pielplata. Ambos se miraron a los ojos, y sonrieron.

-Te noto algo diferente, ¿Te encuentras bien?-Dijo el allosaurus, algo preocupado-

-No hay tiempo para preocuparse por mi, ya no soy el de antes, si eso es lo que quieres saber, ahora soy un asesino... Tengo un problema con el que tal vez me puedas ayudar, no muy lejos de aquí se encuentra una banda de baryonyx con los que desearía acabar, y necesito tu ayuda, Piel.-El allosaurus cambió su gesto por uno más sombrío-

-Sé de quienes me hablas... La banda de la Llama Sanguinolenta. Son un grupo horrible, dicen que te atrapan y te hacen luchar con otras personas que han corrido tu misma...-Fue cortado por el carnotauro-

-Sé lo que hacen, lo he vivido, pero necesito a alguien que me ayude a matarlos de una vez.

-Y... has sobrevivido... Yo no puedo ayudarte a matarlos, tengo crías de las que cuidar, y seguro que mandarían a alguien a descuartizarlas sólo para hacerme sufrir. Mira, me la estoy jugando, pero te voy a decir una cosa, actualmente, ya controlan prácticamente toda la isla. Este sector lo controla Dolor Punzante, se encuentra no muy lejos de aquí, al este, pero no estará solo.

Se hizo el silencio durante un momento, un momento que parecía eterno.

-¿No hay nadie que pueda acompañarme? Maté a uno de los suyos, hace... no se exactamente cuanto tiempo hace de eso, pero las heridas no se han curado del todo. ¡Necesito ayuda para matarlos! ¡¿Es que no lo entiendes!?-Trató de tranquilizarse-

-Sólo conozco a una persona capaz de ayudarte, y sabes perfectamente quién es.

-No pienso colaborar con ella. Sabes perfectamente que no me acercaré sin matarla.

-No, no lo sé. ¿Que te ha pasado? Tu no eres así, tan agresivo...

Veath rugió. Lanzó una horrible mirada a su compañero, y se marchó, sin decir nada más. ambos se habían estado refiriendo a otra carnotauro, ella y su familia le estuvieron robando comida a Veath, lo que hizo que pasasen hambre, sin embargo, no querían irse, a pesar de que en el norte había más comida. El carnotauro le perdonó a la otra familia que hiciesen eso. Pero no había pensado hasta ahora que sólo ella podría ayudarle, al menos de momento.

Tras cazar, y comer un rato, se tumbó, a esperar, a intentar pensar en algo para matar a Dolor Punzante. No conseguía concentrarse, aunque tenía un pequeño plan montado, no sabía como llevarlo a cabo si estaba acompañado. De pronto escucho una voz.

-¿Tan mal te caigo que quieres matarme? Sabes que no lo hicimos intencionadamente.

-¡Tú! Más te vale alejarte de aquí si no quieres que te mate...-Intentó buscar la procedencia de la voz, sin éxito-

-Relájate y tal vez podamos hablar. Estoy en contra de ese grupo que tanto daño te ha hecho, y puedo luchar contra ellos, pero si no atienes a razones, no haré nada.

-¿Cómo sabes qué me han hecho? Tú no puedes imaginar lo que he tenido que soportar... No importa... Sal de tu escondite... Hablaremos.

La carnotauro apareció de entre la maleza. Era más o menos del tamaño de Veath. La simple visión de la hembra de carnotauro, la llamaban Diamante, provocó que el carnotauro se sintiese furioso, pero pocos segundos después, esa sensación desapareció, y volvió a sentir paz y tranquilidad, durante unos segundos, al menos.

-¿Que te pasa, tengo algo en la cara o que?

-No, nada.-Volvió a sentirse como antes- Tengo un plan para acabar con el baryonyx.

-Dímelo, a ver que tal suena.

-Nos escondemos, esperamos a que se acerquen y embestimos.

-Un plan majestuoso.-Dijo con ironía.-
Volver arriba Ir abajo
TheBlue154
Huevo
Huevo
avatar

Mensajes : 24
Fecha de inscripción : 13/12/2015
Edad : 17
Localización : Norte de la Isla Nublar (Asturias)

MensajeTema: Re: Sangre y Dolor: Cacería   Mar 22 Dic 2015, 5:37 am

Diamante avanzaba despreocupada, pero atenta, olisqueando el aire. Se quedó quieta un rato, como si algo no fuese bien, volvió a oler el aire, y se movió de su sitio, inquieta. Repentinamente, algo se movió, y una figura salió de entre las sombras a toda velocidad. Se paró en seco cuando estaba justo a su lado. No era otro que Veath, que miró a su compañera, serio, como siempre.

-Vale, Ve... Veath... o como te llames ahora. Eres bueno con el sigilo, no te había visto venir. Estoy segura de que si este ataque no acaba con ese desgraciado, lo dejará gravemente herido. Cambiando de tema. ¿Desde cuando tienes un nombre tan...?

-Quiero que vean cómo su juguete roto los mata. Quiero que se den cuenta de que el nombre que me dieron, creyéndose superiores, jugando a ser dioses, es el que acaba con ellos uno a uno. Quiero que la desesperación que me hicieron sentir, se manifieste en sus cuerpos, de forma mucho mayor, justo antes de que se desangren. Quiero que pronuncien mi nombre una vez más, pero esta vez no en forma de burla o de orden, sino en forma de grito agonizante, en forma de petición, una petición de piedad, que no se les será concedida.

Diamante se quedó asombrada, sin palabras, tratando de asimilar lo que él había dicho. Ya no es el carnotauro de antes, eso se notaba desde lejos. Realmente, no la inquietaba demasiado, excepto cuando sacaba a relucir su lado asesino. Llevaban varios días entrenando, pensando estrategias y planes, no sólo para la batalla que vendría dentro de poco, más bien eran planes que podían aplicarse en casi cualquier situación.

-Oye... Prométeme que cuando acabe esto, volverás a ser el de antes.

Eso causó un pequeño impacto en Veath. En cierto modo, sabía que no volvería a ser como antaño.

-No sé si eso será realmente posible.-Dijo con amargura.-

-Oye, mírame y escucha. En cuanto acabemos con esos baryonyx, si lo conseguimos, no necesitarás venganza de ningún tipo. Seguro que con un tiempo de relajación acompañado de eso mejorarás.

El carnotauro se dio la vuelta, pensó durante un rato y volvió a mirar a Diamante.

-Necesitamos más apoyos si queremos destrozar a los otros. Seamos realistas, sólo he acabado con uno, y casi me mata. Este va acompañado, probablemente de... ¿Raptores? Ese es el olor que percibo, Y en cuanto los demás se enteren de que dos carnotauros los andan cazando, se agruparán. Entonces será cuando necesitaremos de algo mas que estrategia para vencer. Oye, una pregunta ¿Por qué me ayudas con esto, es decir, acaso te han hecho algo malo?

Ella suspiró.

-N... No, simplemente no me caen muy bien...

Veath sabía perfectamente que ella no decía la verdad. Que alguien no te caiga bien no es motivo suficiente como para meterte en una misión en la que muy probablemente te maten. De todas formas, no le importaba que mintiera, en estos días, ella le contó los motivos para que su familia hiciese lo que hizo, y así se ganó su confianza. Ella sin duda también lo había pasado mal. Y si había mentido, seguro que tendría también un motivo.

(Off-topic: Si lo habéis notado, estoy preparando una pequeña subtrama con la historia de Diamante. Seguramente la incluiré en un Spin-off, que será abierto, así que si os gusta esta historia, podréis participar. Off-topic off)
Volver arriba Ir abajo
TheBlue154
Huevo
Huevo
avatar

Mensajes : 24
Fecha de inscripción : 13/12/2015
Edad : 17
Localización : Norte de la Isla Nublar (Asturias)

MensajeTema: Re: Sangre y Dolor: Cacería   Miér 23 Dic 2015, 9:38 am

(Off-Topic: Hoy no estoy muy concentrado así que tal vez la parte de hoy os resulte un poco corta Off-Topic Off)

Veath y Diamante estaban en posición, ambos camuflados, tratando de acercarse a la posición del baryonyx sin ser vistos. Llovía, así que a sus enemigos les sería más difícil captar el olor a carnotauro, aunque ellos sí que olían a los demás dinosaurios, aunque de forma más débil y costosa. Se oye el rugido inconfundible de la verdadera ama y señora de esta isla, esa Tyrannosaurus Rex.

Pasan un par de horas.

Ya veían al baryonyx aunque algo no encajaba, parecía estar sólo, no sólo eso, parecía herido y cansado.

-Algo ha atacado su grupo, es el único que ha escapado. Es nuestra oportunidad.-Dice el carnotauro macho.-

-Ha sido ella, Rexy. Seguro que se han adentrado demasiado en su territorio.

-Estúpidos, se creen los dueños de la isla. Se han llevado su merecido. Pero no perdamos más tiempo.-Se podría decir que inició la embestida antes de acabar de hablar-

La cornada recibida por parte de Dolor le perforó las costillas y un pulmón, por no decir que lo lanzó bien lejos. Con esfuerzo se puso de pie y esquivó el ataque de la hembra carnotauro, que le acertó solamente a un árbol, que tiró abajo.

-Estúpidos, no tenéis sentido del honor, si no estuviese tan herido por esa Rex, acabaría con los dos sin problema alguno.

-¡¿SENTIDO DEL HONOR?!-Ruge Veath- ¡TÚ NO PUEDES HABLAR DE ESO! ¡Fuisteis vosotros los que encerrabais a gente inocente para que peleasen hasta la muerte de la forma más cruel! Y seremos nosotros los que os haremos pagar.

Se lanzó a la posición de Dolor, utilizó la cola para propinarle un golpe que lo desestabilizó, aprovechando esto para morder repetidas veces el cuello de su oponente. Justo entonces entró en acción Diamante, que mordió una pata del baryonyx y tiró, haciendo que acabase en el suelo. Ambos siguieron mordiendo y clavando las garras, a un enemigo que estaba impotente, sintiendo un indescriptible dolor.

-Creo que ahora su nombre le hace justicia.-Dijo Veath, acompañando el comentario con una risa sádica. Ambos se miraron, y dejaron de atacar al baryonyx, que seguía vivo, pero con heridas a las que no sobreviviría. Además de tener ambas patas rotas, una, casi "colgando" (no estaba colgando pues estaba tumbado).

-Así sufrirá.-Comenta Diamante-.

-Ma...tad...me...-Masculló Dolor-.

-Ese lujo no te será concedido.

Ya estaba hecho, el primero de los enemigos, sin contar al que Veath ya mató, estaba a ponto de morir, no sin un enorme sufrimiento. Realmente no tenía mucho mérito, ta estaba herido cuando le atacaron, lo cual no le gustó a la "pareja" por decirlo de algún modo.
Volver arriba Ir abajo
TheBlue154
Huevo
Huevo
avatar

Mensajes : 24
Fecha de inscripción : 13/12/2015
Edad : 17
Localización : Norte de la Isla Nublar (Asturias)

MensajeTema: Re: Sangre y Dolor: Cacería   Jue 24 Dic 2015, 9:40 am

La imagen de Dolor seguía en la cabeza de Veath. Disfrutó con esa escena, disfrutó sintiendo el dolor del baryonyx y disfrutó cuando suplicó que le matasen.

Lo que no le gustó es que no pudo acabar con un enemigo que estuviese en perfecto estado para luchar, sino que peleó contra un herido...

-No te acostumbres a que sea tan fácil.-Avisó a Diamante. Ella respondió dando un cabezazo amistoso al carnotauro, a lo que el respondió con una sonrisa que a penas duró unos segundos.-

-El siguiente nos costará más, vale, pero acabaremos con él igual. ¿Por cierto, cuantos nos quedan?

-No lo sé, pero creo que no son más de cinco, tal vez cuatro.

Ambos suspiraron, y decidieron ir a cazar.

Vieron un triceratops, uno algo viejo, pero con alimento más que suficiente. No fue una batalla demasiado dura, aunque Diamante se llevó una cornada, nada demasiado serio, se le curaría en poco tiempo.

Ambos comenzaron su festín, comiendo primero las partes más jugosas. Pronto a penas quedaba nada del triceratops, los dos tenían hambre así que lo habían devorado con ansia.

Había sido un día bastante tranquilo, más de lo normal. Ambos se durmieron sin problema, tenían que descansar para un largo viaje al sur, donde encontrarían ayuda, y tal vez, respuestas.
Volver arriba Ir abajo
TheBlue154
Huevo
Huevo
avatar

Mensajes : 24
Fecha de inscripción : 13/12/2015
Edad : 17
Localización : Norte de la Isla Nublar (Asturias)

MensajeTema: Re: Sangre y Dolor: Cacería   Sáb 26 Dic 2015, 12:47 am

Ambos comenzaron su camino al sur temprano, y caminaron durante todo el día, descansaron, y vuelta a caminar, parando de vez en cuando a beber y a comer.

Así durante un par de días, sin avanzar demasiado cada día.

Escucharon unos ruidos, y se notaba cierto olor en el ambiente.

-Nos vigilan.-Dijo Diamante.-

-No, no nos vigilan, preparan una emboscada, prepárate.

Un grupo de dilophosaurios aparecieron sigilosamente, escupiendo a los carnotauros.

Ambos esquivaron unos cuantos proyectiles, pero parte de uno le dio a Veath.

Eso sólo consiguió llenarlo de furia.

Los carnotauros mordían, embestían y daban patadas, pero al atacar, más escupitajos les acertaban.

Se movían aún así, con agilidad, tratando de evitar la mordedura de cualquier dilophosaurio.

Pasado un rato, acabaron con todos, pero sentían como si les ardiese la piel en los lugares en los que acertaron.

Ambos estaban exhaustos.

-Un ataque tan organizado no es normal.-Dice Veath.-

-Lo sé, alguien les ha dicho que acaben con nosotros, si no, no tendría sentido esforzarse tanto por matarnos.

Buscaron un sitio donde descansar, y donde pudiesen limpiarse los escupitajos.
Volver arriba Ir abajo
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Sangre y Dolor: Cacería   

Volver arriba Ir abajo
 
Sangre y Dolor: Cacería
Volver arriba 
Página 1 de 1.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
JURASSIC PARK :: Alambrada principal :: Jaula del dilophosaurio-
Cambiar a: