JURASSIC PARK
¡Bienvenido al JPForum en español! aqui puedes compartir tus opiniones sobre Jurassic Park y hablar de temas que te interesen,tambien tenemos una seccion para hablar del juego "Jurassic Park Operation Genesis" solo tienes que registrarte,totalmente gratuito,y leer las reglas del foro para una mejor estancia.
Diviertanse.

JURASSIC PARK

¡Entra y comparte sobre Jurassic Park, dinosaurios y mas!
 
ÍndicePortalFAQBuscarRegistrarseConectarse
Últimos temas
» Posible Carcarodontosaurido de finales del Cretácico
Ayer a las 3:49 pm por Spino-Albertosaurus

» Huevos de dinosaurio de China parecen ser azules
Ayer a las 2:19 pm por Mega-Tyrannus

» Hallan un gliptodonte de 8 millones de años en Argentina
Mar 19 Sep 2017, 12:50 pm por InGensaurus

» Apoyo a nuestros hermanos mexicanos tras el terremoto
Jue 14 Sep 2017, 2:50 am por Spino-Albertosaurus

» Tyrannosaurus vs Eotriceratops
Miér 13 Sep 2017, 8:32 pm por Raptor

» ¿ Tour por helicóptero ?
Mar 12 Sep 2017, 5:03 pm por Utahraptus

» Jurassic World Evolution
Lun 11 Sep 2017, 11:22 pm por Raptor

» Acerca de una skin
Lun 11 Sep 2017, 2:55 am por Spino-Albertosaurus

» Hola a todos!
Dom 10 Sep 2017, 12:04 pm por InGensaurus

» ¿Familia de Carnivoros?
Dom 10 Sep 2017, 3:31 am por Utahraptus

Palabras claves
como trucos velociraptor
¿Quién está en línea?
En total hay 6 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 6 Invitados :: 2 Motores de búsqueda

Ninguno

La mayor cantidad de usuarios en línea fue 217 el Dom 08 Mayo 2011, 11:40 am.

Comparte | 
 

 proyecto enciclopedia

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
Ir a la página : Precedente  1, 2
AutorMensaje
Rapator
Ceratosaurus sabio
Ceratosaurus sabio
avatar

Mensajes : 232
Fecha de inscripción : 18/08/2010
Edad : 21
Localización : Mexico, D.F.

MensajeTema: Re: proyecto enciclopedia   Mar 04 Ene 2011, 6:19 pm

Iguanacolossus

Reino: Animalia
Filo: Chordata
Clase: Reptilia
Superorden: Dinosauria
Orden: Ornithischia
Infraorden: Ornithopoda
(sin clasif.): Styracosterna
Género: Iguanacolossus
Especie: Iguanacolossus fortis

Iguanacolossus (lat. "Iguana Colosal") es un género de dinosaurio ornitópodo iguanodóntido que vivió a principios del período Cretácico, hace unos 130 millones de años en el Barremiano, en lo que es hoy Norteamérica. Se trata de un iguanodonte basal que fuera encontrado en Miembro Yellow Cat de la Formación Montaña Cedar de Utah, Estados Unidos.
Su holotipo, UMNH VP 20205, es el esqueleto articulado parcial de un individuo que fue descrito por Andrew T. McDonald, James I. Kirkland, Donald D. DeBlieux, Scott K. Madsen, Jennifer Cavin, Andrew R. C. Milner y Lukas Panzarin en 2010, junto con el Hippodraco, de la misma formación. La especie tipo es I. fortis, el nombre especifico fortis significa "fuerte" en Latín.

Volver arriba Ir abajo
Spinosaurus marocannus
Spinosaurus Veterano
Spinosaurus Veterano
avatar

Mensajes : 993
Fecha de inscripción : 20/08/2010
Edad : 15
Localización : Echando raíces

MensajeTema: Re: proyecto enciclopedia   Miér 05 Ene 2011, 1:38 am

off topic-On
snok drag escribió:
el doedicuros era un tipo anquilosaurio mas moderno cierto aunq enrealidad todas estas criaturas son hermosas ni tonto me acercaria si estubieran vivas
snokdrag el doedicurus era un armadillo gigante Off Topic-Off
Los dinos de las ramas
Epidendrosaurus ("lagarto sobre las ramas") es un género representado por una única especie de dinosaurio terópodo manirraptor, escansoriopterigido que vivió a finales del período Jurásico, hace aproximadamente 147 millones de años, en el Titoniano, en lo que hoy es Asia. Es el primer dinosaurio no-aviano conocido que muestra claramente una adaptación a la vida arborícola.[1] Su tercer dedo de la mano está muy elongado y muestra cierta similitud con el del aye-aye, un pequeño lémur comedor de insectos de Madagascar que usa su largo dedo para escarbar en la madera en busca de su alimento. En la mayoría de los terópodos es el segundo dedo el más largo. El único espécimen conocido (IVPP V12653) muestra claras señales que era un individuo juvenil al momento de su muerte. Debido a que se trata de un ejemplar que no ha alcanzado su desarrollo adulto, su tamaño es difícil de precisar, el espécimen tipo es diminuto, del tamaño de un gorrión. Este espécimen presentaba impresiones de plumas fosilizadas.Historia

Los esqueletos fósiles de Epidendrosaurus fueron recobrados del Lecho Daohugou del noreste de China. En el pasado, ha habido una cierta incertidumbre con respecto a la edad de estas camas. Varios trabajos han colocado los fósiles aquí desde el Jurásico medio hace aproximadamente 169 millones de años al Cretáceo inferior hace 122 millones de años.[2] La edad de esta formación tiene implicaciones para la relación entre Epidendrosaurus y dinosaurios similares, así como para el origen de las aves en general. Una edad en el Jurásica medio significaría que los dinosaurios similares a aves en las camas de Daohugou son más viejos que el " primer ave", Archaeopteryx , del Jurásico superior. La procedencia de Scansoriopteryx es incierta, aunque Wang et ál. (2006), en su estudio de la edad de Daogugou, sugiera que probablemente provenga de las mismas camas, y es así un posible sinónimo de Epidendrosaurus.

Un estudio del 2004 de He et ál. en la edad del Lecho Daohugou la ubica en el Cretácico inferior, probablemente solamente algunos millones de años más antiguas que las camas sobrepuestas de Jehol de la Formación Yixian, donde Scansoriopteryx fue encontrado.[3] El estudio de 2004 usa sobre todo datación radiométrica de la toba volcánica dentro del Lecho Daohugou para determinar su edad. Sin embargo, un estudio subsecuente por el de Gao & Ren crita el trabajo de He et ál. Por no incluir bastantes especificadores y detalle en su papel, y también tomó la edición con su datación radiométrica de la toba volcánica de Daohugou. volcánica. La toba, argumentan Gao y Ren que los cristales discutidos, contienen con una variedad de edades radiométricas diversas, algunos hasta mil millones años, así que usar fechas solamente de algunos de estos cristales no podrían determinar la edad total de los depósitos en los cuales Epidendrosaurus, junto con los otros fósiles de Daohugou, fueron encontrados. Gao y Ren de esta manera defendieron una edad en el Jurásico medio para los lechos basándose en la bioestratigrafía para marcar que se encuentran en el límite detre el Jurásico medio y superior.[4]

Otro estudio publicado en 2006 proWang et ál., encontró a la Formación Tiaojishan (164-159 millones de años atrás) es cubierta por el Lecho Daohugou. Después de considerar la gran semejanza entre la fauna de Daohugou y la fauna de la Formación Yixian, los autores concluyeron que el Daohugou representa probablemente las etapas evolutivas más tempranas del Biota de Jehol, y por eso "pertenece al mismo ciclo de vulcanismo y sedimentación que la Formación Yixian del Grupo Jehol".[5] Posteriormente en 2006, Liu et ál. Publican su propio estudio sobre la edad del Lecho Daohugou esta vez usando la datación del U-Pb del Circón en las rocas volcánicas sobrepuestas y capas subyacentes del capas de salamandras (las salamandras son de uso frecuente como fósil índice). Liu et ál encontrado que las camas formaron entre hace 164 a 158 millones de años, en el centro del Jurásico superior.[6]

Ha habido un cierto grado de incertidumbre con respecto al estado del nombre Epidendrosaurus. El espécimen tipo fue descrito en en la versión en línea de la revista Naturwissenschaften el 21 de agosto de 2002, mientras que la versión idéntica de la impresión (a excepción de la fecha) no fue publicada hasta 30 de septiembre de 2002. Sin embargo un espécimen muy similar llamado Scansoriopteryx heilmanni fue descrito en el ejemplar de 1 de agosto de 2002 del The Dinosaur Museum Journal.[7] [8]

Estos dos especímenes son tan similares que pueden ser el mismo género, en este caso una estricta del artículo 21 del Código Internacional de Nomenclatura Zoológica (ICZN) le daria prioridad a Scansoriopteryx. Sin embargo la revista en la que aparece Scansoriopteryx tiene muy poca circulación y la edición no fue distribuida hasta pasado 2 de septiembre de 2002, luego de la aparición electronica de Epidendrosaurus. El conflicto se utiliza como ejemplo en una enmienda propuesta al ICZN que consideraría los artículos electrónicos con los identificadores del objeto de Digitaces (DOIs) que están posteriormente disponibles para impresión calificar como " publicación para propósitos de nombres", que si se adoptara formalmente favorecerían ' ' Epidendrosaurus' '.[8] En laiteratura científica, el género Scansoriopteryx se ha tratado como sinónimo mayor de Epidendrosaurus por Alan Feduccia y como sinónimo menor por Kevin Padian.[9] [10Paleobiología

Epidendrosaurus ha sido citado como un) maniraptor arbóreo de acuerdo con la naturaleza alargada de la mano y de las especializaciones en el pie.[1] Los autores indican que la manos largas y las garras fuertemente curvadas son adaptaciones para subir y moverse entre las ramas de los árboles. Ven esto como el primer paso en la evolución de las alas de los pájaros, indicando que los brazos llegaron a estar bien desarrollados para subir, y que este desarrollo lleva más adelante a la evolución de un ala capaz de vuelo. Indican que los brazos largos están mas adaptados para trepar que para el vuelo, puesto que la mayoría de los pájaros voladores tienen manos relativamente cortas.

Zhang et ál. También notan que los pies de Epidendrosaurus es unico entre los terópodos no aviares. Mientras que el Epidendrosaurus el espécimen no preserva un hallux invertido, el dedo del pie del al revés visto en los pájaros modernos que se trepan, su pie era muy similar en la construcción a pájaros trepadores más primitivos como Cathayornis y Longipteryx. Estas adaptaciones para agarrarse en los cuatro miembros hacen que probablemente Epidendrosaurus haya pasado una cantidad significativa de tiempo en los árboles.

El espécimen tipo de Epidendrosaurus poseeimpresiones débiles de pluma preservadas en el extremo de la cola, similar al patrón encontrado en el dromeosáurido Microraptor. Mientras que las estrategias reproductivas de Epidendrosaurus sigue siendo desconocida, varios huevos fósiles minúsculos descubiertos en Phu Phok, Tailandia en cuyo interior estaba está contenido el embrión de un dinosaurio de terópodo puede haber sido puesto por un pequeño dinosaurio similar a Epidendrosaurus o Microraptor. Los autores que describieron estos huevos estimaban el dinosaurio que pertenecieron habrían tenido el tamaño adulto de un moderno jilguero.
extraido de wikipedia

_________________

"¿Es un tiranosaurio?"
"No, suena más grande"
Volver arriba Ir abajo
Mega-Tyrannus
Tyrannosaurus Maximus
Tyrannosaurus Maximus
avatar

Mensajes : 1621
Fecha de inscripción : 27/12/2008
Edad : 25

MensajeTema: Re: proyecto enciclopedia   Dom 13 Mar 2011, 5:28 pm

Los Gigantes Ocultos

Muchos pensarán que mientras más grande es un cuerpo, más fácil será verlo. Pero eso no siempre es cierto. Durante la Era Mesozoica, hubo criaturas tan grandes, que empequeñecerían incluso a una ballena actual, pero debido al poco conocimiento que se tiene de estos gigantes, es difícil volver a restaurar su incomparable magnitud.

Una de las preguntas más frecuentemente hechas por la humanidad es “¿Cuál fue el dinosaurio más grande de todos?” Si bien cualquier respuesta que demos a esa pregunta es equívoca, la realidad es que no lo sabemos. Hasta el día de hoy, se han encontrado bastantes restos de dinosaurios enormes, algunos, casi del doble del tamaño de una ballena azul. Éstos, por supuesto, no eran animales comunes. Eran los saurópodos, dinosaurios caracterizados por un cuello largo, una cabeza pequeña con relación a su masa corporal y por romper el record entre los organismos más colosales que hayan habitado la Tierra. Debido a su tamaño, algunos de estos enormes dinosaurios se beneficiaban de no tener depredadores naturales que les dieran caza, cuando llegaban a la adultez. Es posible que millones de estas criaturas hayan estremecieran la tierra en todo el mundo durante su reinado, pero ahora, su existencia ha quedado reducida a huesos y en algunos casos, ni tan siquiera a eso. No obstante, tenemos conocimiento de algunos, con medidas simplemente descomunales. Hasta ahora, el más extraordinario de todos es una criatura que se desenterró en 1989, por una comisión paleontológica integrada por el Museo Carmen Funes, el Museo de Cipolletti, la Universidad Nacional del Comahue y el equipo de excavación de YPF de Plaza Huincul. Los fósiles fueron estudiados y descritos por José F. Bonaparte y Rodolfo Coria (quien también participó es la extracción de los huesos), quienes publicaron su descripción en 1993. Desde entonces, esta criatura ha sido conocida como “Argentinosaurio huinculensis”. Este coloso llegó a pesar hasta 92 toneladas y se cree que pudo alcanzar los 37 metros de largo, aunque algunas estimaciones lo ubican entre los 40 y los 45 metros de longitud. El carnívoro más grande de la zona, el Giganotosaurio carolinii, apenas llegaba a un tercio de ese tamaño, por lo que tendría que haberlo pensado dos veces antes de atacar a un Argentinosaurio adulto. Hoy, hay muchas personas que conocen al Argentinosaurio y lo consideran el gigante de los gigantes. Sin embargo, la Tierra prehistórica tiene aún más por ofrecer. A pesar del inmenso volumen del Argentinosaurio huinculensis, a éste no le falta competencia por el 1er lugar entre los entes más colosales del reino animal.


Comparación del Argentinosaurio huinculensis. Ilustración de MuseumKoenig


Reconstrucción artística del Aargentinosaurio de Raúl Martín

No muy lejos del lugar de donde emergieron los fósiles del Argentinosaurio, se encontró un fémur de 2.3 metros de largo (una altura mayor a la de la puerta de entrada de una casa). Al igual que el A. huinculensis, éste era un titanosaurio, un grupo de saurópodos distinguido por poseer un cráneo corto y aplanado en el frente, con las cuencas de los ojos ubicadas atrás y las fosas nasales arriba, entre los ojos, además de contar con pequeñas placas óseas en el lomo. La criatura fue llamada “Antarctosaurio wichmannianus”, literalmente “Lagarto del Sur” y basándose en los restos encontrados, algunos expertos le atribuyen una medida de 40 metros de largo. No obstante, este animal se conoce por unos pocos esqueletos parciales y huesos sueltos encontrados en diferentes partes de Sudamérica, de los cuales el primero es el más completo, consistiendo en el cráneo, las mandíbulas, los huesos de los hombros y parte de las patas y de las caderas. Sin embargo, existe controversia sobre si todo este material fosilizado pertenece al mismo animal. Y es aquí donde entra la pregunta “¿Es posible que haya algún animal más grande que el Argentinosaurio?” El Antarctosaurio podrá ser un excelente candidato para una afirmación acertada, pero no es el único. A él se le une otro titán, con el que posiblemente coexistió en la Argentina prehistórica. Se trata de un animal aún más enigmático, cuyos únicos fósiles conocidos son cuatro vértebras desarticuladas, de las cuales la segunda dorsal es la de mayor magnitud, midiendo 168 cm de ancho y 106 de alto. A estos fragmentos de huesos se les atribuyó el nombre de “Puertasaurio reuli”, una longitud de 40 metros y más un peso de más de 80 toneladas. Desafortunadamente, debido al escaso material fósil, los paleontólogos no han podido asegurar si estas estimaciones son correctas. De hecho, nadie ha podido determinar con certeza si se trata de un nuevo género de dinosaurio o de uno ya conocido. No obstante, no cabe duda de que la sorpresiva Patagonia argentina podría impresionarnos algún día con el organismo viviente más colosal de todos los tiempos. Se podría concluir que América del Sur fue la verdadera tierra de los gigantes durante el período Cretáceo, pero eso no necesariamente certero, al menos hasta ahora.


Reconstrucción artística del Antarctosaurio (artista desconocido).


Comparación del Puertasaurio reuli. Ilustración de Gabriel Lio

El Argentinosaurio aún mantiene el título de “gigante de los gigantes”, cuando se trata de pruebas encontradas. Esto no parece ser raro, considerando que pertenece a una familia que parece estar caracterizada por contar con miembros enormes, así que tampoco sería extraño encontrar a uno que lo supere. A pesar de que los titanosaurios fueron muy comunes en la Sudamérica cretácica, no son exclusivos de ahí. En 1989, se realizó un descubrimiento en la formación de Kallemedu de la India tan misterioso, como el animal que surgiera de éste. Se trataba de un ilion y un isquion (los huesos de la cadera), la pieza de un fémur, y de una tibia, de un antebrazo y de una de las vértebras de la cola. Yadagiri y Ayyasami publicaron el descubrimiento en 1989. La descripción que ofrecieron en la misma, es tan exigua, que incluso los autores clasificaron al dinosaurio como un terópodo, pero una revisión de sus datos realizada en en 1995 reveló que los restos pertenecían realmente a un saurópodo de la familia de los titanosaurios. Según la descripción publicada, la tibia del espécimen mide 2 m de largo, indicando que es un 29% más grande que la tibia del Argentinosaurus, que mide a unos 1.55 m de largo. La comparación de los huesos de la extremidad anterior superior da un resultado similar. Debido a que el húmero del ejemplar está incompleto, se especula una medida total de 2.34 m de largo (30% más grande que el húmero de Argentinosaurus, el cual mide 1.81 m de largo). El nuevo género recibió el nombre de “Bruhathcayosaurio”. A pesar de que no existen estimaciones para el tamaño aproximado del Bruhathkayosaurus, los paleontólogos y los investigadores han publicado estimaciones provisionales. Una estimación inicial de Mickey Mortimer estima que podría haber llegado de los 40 m a los 44,1 m de longitud y que pesaba de 175 a 220 toneladas, aunque estimaciones más recientes lo ubican más bien entre 28 y 34 m. Sin embargo, la descripción de los fósiles aún no ha concluido y hasta el momento en que lo haga, la validez de cualquier estimación seguirá siendo cuestionada.


Comparación del Bruhathkayosaurio. Ilustración de Steveoc86 de Deviantart.

Los saurópodos gigantes (entiéndase los de mayor magnitud) han estremecido la Tierra desde el período Jurásico, pero durante este período no fueron los titanosaurios quienes tuvieron ese privilegio, sino grupos supuestamente, más conocidos. Usualmente, cuando se habla de los titanes del Jurásico, rápidamente se piensa en el Brachiosaurio, un gigante de 30 metros de largo, con una altura similar a la de un edificio de seis pisos. Pero el Jurásico oculta criaturas aún mayores que el Brachiosaurio, en gran parte, desconocidas y a menudo olvidadas. Un buen ejemplo, lo hemos tenido oculto a nuestos ojos desde el año 1930, cuando Frederick Migeod culminó la excavación de un enorme esqueleto parcial, mientras buscaba un fósil que pudiera competir en tamaño con el espécimen descubierto por Eberhard Fraas a principios del Siglo XX. El ejemplar de Migeod estaba un tanto distorsionado por la posición de su muerte e incluía la mayor parte de la columna vertebral, un omóplato, algunos elementos de la cadera y de la pata, y varias costillas. Sin embargo, Migeod nunca llegó a pensar que había desenterrado una especie diferente al Brachiosaurio brancai (como se conocía al Giraffatitán entonces y hasta hace poco). Desde entonces, el fósil fue enviado al Museo de Londres, donde permaneció encerrado en una bóveda durante décadas. Por si fuera poco, sólo un documento fue escrito sobre este espécimen hasta la fecha de hoy, hecho por el mismo Frederick Migeod, quien afirmó que el espécimen poseía dos espinas neurales, como las del Diplodocus o las del Dicraeosaurus, aunque lo reconoció como un braquiosáurido, específicamente, como un ejemplar de Brachiosaurus brancai (Giraffatitán). En complemento de esto, resulta que la afirmación de la columna doble era totalmente falsa y no científica del todo. Las espinas eran estructuras individuales, como en todos los braquiosaurios. No obstante, Migeod era frecuentemente criticado por otros paleontólogos de su época por presentaciones de fichas falsas, sobre todo, en sus descripciones pertinentes a dinosaurios, debido a que era más destacado como antropólogo y paleobotánico.

Sin embargo, la historia del fósil cambió en el año 2005, cuando el Dr. Michael P. Taylor, de la Universidad de Portsmouth, re-investigó el fósil de Migeod y concluyó que en verdad, el ejemplar se trataba de un braquiosáurido, pero no era un ejemplar de Giraffatitán, como se había pensado, sino de una criatura desconocida hasta ese momento. En el documento de Migeod, se plantea que las vértebras se asemejaban a la mitra de un arzobispo, por lo que el animal recibió el apodo de “El Arzobispo”. El resultado de la primera parte de la investigación del Dr. Taylor fue un saurópodo poseedor de un cuello de un cuello de aproximadamente, 11.7 metros de largo, ocupando más de un tercio de la longitud del animal, que se opina, medía un poco más de 30 m de largo. De acuerdo a estos datos, se cree que el “Arzobispo” pudo llegar aproximadamente a los 13 metros de altura. Todo se resume en una criatura de proporciones mayores a las valuadas para el Brachiosaurio.

“El Arzobispo”, a pesar de su magnitud y significado histórico, no ha sido el único gigante que se encontraba allende a nuestro conocimiento. Mientras los fósiles de “El Arzobispo” permanecían a la sombra del olvido, en una de las bóvedas del Museo de Londres, se realizó un descubrimiento igualmente asombroso al otro lado del Atlántico. En 1979, el paleontólogo James A. Jensen desenterró los huesos de lo que posiblemente sería otro animal similar al Brachiosaurio. Durante mucho tiempo se consideró como un gran braquiosáurido (la familia a la que pertenece el Brachiosaurio, el Giraffatitán y “El Arzobispo”) capaz de alcanzar unos 30 metros de longitud, 15 de altura y unas 70 toneladas de peso. En 1991, Jensen le dio el nombre de “Ultrasauros macintoshi” (anteriormente, había sido llamado Ultrasaurus, pero ese nombre le había sido asignado a otro dinosaurio dos años antes). No obstante, recientemente se determinó que esta especie era inválida y que los huesos encontrados pertenecían a otros saurópodos ya conocidos. Entre estos restos, una faja del hombro, perteneciente a un gran espécimen de Brachiosaurio altithorax y una vértebra dorsal encontrada entre sus restos, la cual pertenecía en realidad a una criatura aún más extraordinaria, descubierta por el mismo Jensen siete años antes de que desenterrara el esqueleto parcial de su “Ultrasauros”. Se trataba de un coloso llamado “Supersaurio vivianae”. Este saurópodo era un diplodócido, uno de los grupos dominantes del Jurásico, conocidos por tener un cuello y cola extremadamente largos y por alcanzar longitudes descomunales. Las evidencias fósiles que se han hallado de este dinosaurio consisten en una cintura escapular de casi 2.4 metros de largo y algunas vértebras del cuello, incluyendo las vértebras dorsales del “Ultrasauros”. A pesar de su escases, este material ha permitido a los expertos conjeturar que este saurópodo midió alrededor de 33 a 34 metros de longitud y que haya llegado a un peso de entre 35 y 40 toneladas. Sin embargo, algunos han sido lo bastante arriesgados, como para elevar este número hasta los 42 metros, lo que haría del Supersaurio uno de los más largos de todos los saurópodos conocidos. Actualmente, un nuevo espécimen, aparentemente más completo, está siendo excavado en el condado de Converse, Wyoming, E.U., el cual podría proveer más pistas sobre esta especie casi desconocida. Dada las amplias y osadas estimaciones de su tamaño, el Supersaurio parecería no tener rival por el lugar al mayor animal del período Jurásico, pero las apariencias engañan. Otros gigantes ocultos han desmentido esta insinuación. En 1991, David Gillete publicó el descubrimiento de una nueva especie que desde entonces, le haría competencia por el tamaño incluso a hallazgos posteriores, como el Argentinosaurio. En dicha publicación, Gillete se establece que su saurópodo pudo haber medido hasta 54 metros de largo y pesado hasta 113 toneladas, siendo así el dinosaurio más voluminoso conocido hasta entonces. Hoy, se le conoce como “Diplodocus hallorum” (anteriormente, se le consideraba un genero único, conocido como Seismosaurio, que significa: “Lagarto de Terremotos”) y sus estimaciones se han reducido hasta 37 metros de largo, aproximadamente, luego de que un estudio demostrara que las enormes vértebras de la cola estaban colocadas más adelante en la misma de lo que Gillete había calculado originalmente.


Reconstrucción del Supersaurio de Raúl Martín.


Diplodocus hallorum. Ilustración de Mark Hallett

Desde la desilusión causada por el Ultrasauros, los paleontólogos han estado en busca de un braquiosáurido gigante. Finalmente, este anhelo se cumplió en el año 1994 (incluso antes de que se determinara la invalidez del género mencionado), cuando el Dr. Richard Cifelli y un equipo del Museo de Historia Natural de Oklahoma hicieron un hallazgo enigmático en el estado de Oklahoma, cerca de la frontera de Texas. Era tan enigmático, que en un principio se pensó que los fósiles eran demasiado grandes para ser restos de un animal, y debido a su estado de conservación, se creyó que eran troncos de árboles fosilizados. Debido a esto, el fósil fue guardado hasta 1999, cuando el Dr. Cifelli se las dio a su estudiante, ya graduado, Mathew John Wedel para que las analizara como parte de un proyecto de investigación. Concluido éste, Matt Wedel demostró la verdadera naturaleza del fósil: cuatro enormes vértebras cervicales. Fue entonces que se realizó una conferencia de prensa en octubre de 1999, seguida por la publicación oficial en el Journal of Vertebrate Paleontology en marzo de 2000, y que la descripción del dinosaurio dio como resultado a una especie nunca antes vista, la cual fue llamada Sauroposeidón proteles. Éste no era un braquiosaurio común. Tenía una longitud estimada de hasta 34 metros y un peso aproximado de 50 a 60 toneladas, pero lo más sorprendente son sus tasados 18 metros de altura, llegando a ser el dinosaurio más alto del que se tuviera conocimiento, pero eso hoy ha cambiado. En 1980, los paleontólogos Jean-Michel Dutuit y Achmed Ouazzou describieron unas inmensas huellas de 1.15 metros de largo y 50 cm de ancho, encontradas en el sur Marruecos. No se encontró ni un solo hueso en las cercanías, pero era sencillo reconocer que se trataba de un saurópodo (y de uno muy grande), el cual fue nombrado “Breviparopus taghbaloutensis”, y que por supuesto, nunca ha sido un dinosaurio muy conocido. Se cree que las pisadas datan de entre unos 175 y 160 millones de años, siendo pertenecientes al período Jurásico, aunque algunos plantean que esta estimación es incorrecta y que hubo un error al momento de calcular su edad o que las rocas donde fueron encontradas fueron alteradas durante los cambios geológicos ocurridos desde el dinosaurio dejó las huellas y la actualidad, pues el ecosistema Jurásico de esa zona es prácticamente enigmático, a diferencia del posterior Cretácico, cuya ecología es mejor conocida. De acuerdo a este grupo de científicos, las huellas podrían datar de 130 a 120 millones de años. Debido a la falta de material fosilizado, hay una gran polémica sobre la descripción de la criatura, sobre todo, respecto a su tamaño. Las estimaciones más osadas plantean unos 48 m de largo y 55 toneladas de peso, indicando que podría tratarse del mayor dinosaurio conocido. No obstante, estas medidas están basadas en una sola huella. Teniendo en cuenta algunas de las demás pisadas, varios paleontólogos estipulan que el Breviparopus pudo haber medido de 34 a 37 m de largo, asemejándose al Giraffatitán brancai. Otra cosa que se desconoce es la familia a la que perteneció. De hecho, hay un polémico debate sobre si se trata de un diplodócido avanzado, un titanosaurio, un braquiosáurido u otro tipo de saurópodo. Sin embargo, la mayoría de los expertos sugieren que este coloso fue posiblemente un braquiosáurido, debido a que las huellas muestran impresiones de la garra del pulgar a nivel del suelo, lo cual es una característica por la se distinguía este grupo. Además, las huellas muestran un amplio espacio entre la pata delantera derecha y la izquierda, estando éstas en vía estrecha, lo que apunta de igual manera al diagnóstico de un braquiosáurido de cuerpo extenso. De ser esto probado, es posible que esta criatura hubiera superado en altura al Sauroposeidón.


Comparación del Sauroposeidón (basado en el Giraffatitán) de DmitryBogdanov.


Comparación del Sauroposeidón, según los fósiles encontrados por el Dr. Cifelli.


Reconstrucción digital del Sauroposeidón de Dominic Piché (diseñador de las criaturas de "Clash of the Dinosaurs").


Comparación de tamaño de algunos braquiosaurios, incluyendo el "Arzobispo", el Sauroposeidón y el Breviparopus. Ilustración de Nima Sassani.

Podría decirse que la Tierra no podría ofrecer más gigantes, pero no hemos terminado. Uno de los hallazgos más sorprendentes de la historia aguardaba por revelar otro titán que cambiaría el concepto que se tiene actualmente de los saurópodos. En 1877, Oramel Lucas, un coleccionista de fósiles empleado por el famoso paleontólogo Edward Drinker Cope, encontró una vértebra parcial, consistente en el arco neural y la espina dorsal, en Colorado. La vértebra estaba en condiciones pobres, pero era asombrosamente grande, con unas medidas de 1,5 m en la altura. Cope, sin embargo, la estimó en unos 2.4 metros de alto en su forma completa. Cope lo publicó como el espécimen holotipo de una nueva especie, a la que llamó Amphicoelias fragillimus. Además de la vértebra, un gigantesco fémur fue recuperado en la zona, y pudo haber pertenecido al mismo animal. Pero, cuando se habla de Edward D. Cope, casi nunca falta la mención de Othniel Charles Marsh, lo que da lugar en nuestra mente al evento histórico conocido en la paleontología como “La Guerra de los Huesos”. La constante reyerta entre Marsh y Cope puso en duda muchas publicaciones de varios géneros de dinosaurios estudiados y nombrados por ambos científicos, sobre todo, aquellos de los que se tenía muy poca información y entre esos, el Amphicoelias. Su caso fue uno de los más extravagantes en la historia de la paleontología, pues cuando el arco neural estaba siendo transportado por tren a un museo en neoyorkino, quedó destrozado en un intento de retirarle el polvo durante el camino, razón por la que nunca llegó. La única evidencia de la existencia de este saurópodo es la descripción hecha por Cope y algunos dibujos en un diario científico. Marsh tomó ventaja de la situación, acusando a Cope por fraude o exageración, lo que levantó dudas sobre la autenticidad del hallazgo durante casi un siglo. No obstante, E.D. Cope había nombrado otra especie perteneciente al mismo género en diciembre de 1877, antes de que Lucas recuperara los restos del A. fragillimus, pero su estudio no se publicó hasta 1878. El espécimen constaba de dos vértebras, un pubis, y un fémur, por lo que el Amphicoelias no quedó en el desinterés y algunos continuaron examinándolo a lo largo del Siglo XX. En 1994, Gregory S. Paul estudió los fósiles y estimó una longitud de 3.1 a 4 m para el fémur del A. fragillimus. Más tarde, en 2006 Ken Carpenter utilizó ejemplares de otros diplodocócidos como guía de escala, encontrando una altura del fémur de 4.3 a 4.6 m. Incluyendo una longitud del cuello de 16,75 m, una longitud de cuerpo de 9,25 m y una longitud de la cola de 32 m, Carpenter comenzó a estimar el tamaño completo del A. fragillimus. Asumiendo que las proporciones son las mismas del Diplodocus, Carpenter presentó una longitud total estimada de 58 m, estimación ubicada en la gama presentada por Paul en 1994, que fue de 40 a 60 m. Además, basándose en las estimaciones de Paul en 1994 con relación a la masa del Diplodocus carnegii, de 11.5 toneladas, estipuló que el A. fragillimus habría podido pesar hasta 122.4 toneladas métricas. Carpenter precisó que incluso las estimaciones más bajas de la longitud para el A. fragillimus eran más altas que las de los otros saurópodos gigantes, tales como el Supersaurio de 42 metros, el Sauroposeidon de 34 m y hasta el Argentinosaurio de 45 m. En resumen, se podría decir que el Amphicoelias, un titán prácticamente desconocido y más intrigante aún, descubierto mucho antes de que la humanidad conociera al Argentinosaurio, era quizá el gigante que todos buscaban, pero ¿será cierto? Otros que han estudiado el fósil opinan que el Amphicoelias no alcanzó tales proporciones y que por lo tanto era menor de lo que establecen Paul y Carpenter, inclinando la balanza de los gigantes una vez más hacia el dinosaurio mejor conocido por restos razonablemente buenos, el Argentinosaurio. De hecho, incluso la existencia misma del Amphicoelias como género está puesta en duda. Algunos incluso sugieren que esta criatura pudo haber sido un ejemplar de Diplodocus (como ocurrió con el Seismosaurio) o de Apatosaurio. Sin embargo, nada podrá ser afirmado a ciencia cierta hasta no encontrarse más material fósil.


Comparación del Amphicoelias, basada en el Diplodocus de DmitryBogdanov.


Comparación del Amphicoelias según el estudio de Gregory S. Paul de 1994.


Reconstrucción artística del Amphicoelias (artista desconocido).

En un estudio reciente, el paleontólogo británico Phil Manning y un equipo demostraron la posibilidad de que existiera un dinosaurio que pese entre 120 y 130 toneladas. Hasta ahora, sólo el Amphicoelias parece ser el único candidato para ocupar ese puesto, pero hay dos factores a considerar antes de “coronarlo” como el gigante por excelencia. El primero es, como se mencionó anteriormente, la falta de pruebas fosilizadas para determinar si éste realmente alcanzó esa asombrosa magnitud. El segundo factor es que, aunque lo haya hecho, ¿sería el único? Probablemente, no. Nunca se sabe cómo el pasado se manifestará en el futuro.

En conclusión, no todo lo que es realmente grande es sencillo de ver. Así lo han demostrado los titanes más intrigantes de todos los tiempos. Los saurópodos se caracterizan por ser las criaturas más grandes de las que se tenga conocimiento, pero hasta el día de hoy, no sabemos cuál fue el más grande de todos ellos. Ya sea por una historia confusa, una identidad dudosa, o sencilla y más comúnmente, por desconocimiento de lo que podría haber enterrado bajo las rocas, el misterio de los gigantes ocultos parece no culminar nunca. Así que, la próxima vez que nos hagan la pregunta “¿Cuál es el dinosaurio más grande de todos?” ¿Qué responderemos? Sólo la realidad: No lo sabemos con seguridad, pero no faltan candidatos para ocupar ese puesto. Hasta ahora, la mayor evidencia apunta al Argentinosaurio huinculensis, pero hay otros, como el Amphicoelias fragillimus, que incluso hayan podido superarlo. Conocemos menos lo que se oculta bajo nuestros pies que lo que se esconde a nuestro alrededor en la actualidad. No sería exagerado decir entonces, que en alguna parte, algún o algunos verdaderos gigantes esperan revelarnos sus secretos. Nunca se sabe cuándo puede emerger de la Tierra, un gigante oculto.

Fuentes de imágenes e información:
http://palaeos-blog.blogspot.com/
http://www.wikidino.com/?page_id=144
http://es.wikipedia.org/wiki/Amphicoelias
http://es.wikipedia.org/wiki/Sauroposeidon
http://modulator.cgsociety.org/gallery/849711/

_________________
I'm not terrifying. I'm the terror itself... I'm not deadly. I'm the incarnation of death...
I'm not a tyrant. I'm the tyrant lizard king... I am a Tyrannosaurus rex.


-"¿Sabes qué es pensar? Es una palabra lujosa para cambiar de parecer."
-"Yo no cambiaré de parecer."
-"Entonces, morirás siendo estúpida."
Volver arriba Ir abajo
http://elrincondeundinofriki.blogspot.com/
Spinosaurus marocannus
Spinosaurus Veterano
Spinosaurus Veterano
avatar

Mensajes : 993
Fecha de inscripción : 20/08/2010
Edad : 15
Localización : Echando raíces

MensajeTema: Re: proyecto enciclopedia   Mar 30 Ago 2011, 7:12 am

El nuevo espinosaurio
Oxalaia (una referencia a la deidad de origen africano Oxalá) es un género de terópodo carnívoro. Es un espinosáurido de la subfamilia Spinosaurinae que vivió a finales del período Cretácico (principios del Cenomaniano, hace cerca de 98 millones de años) en lo que ahora es Brasil.

Oxalaia es conocido a partir del holotipo MN 6117-V, un premaxilar fusionado de un individuo de gran tamaño y del fragmento referido MN 6119-V, un maxilar izquierdo aislado e incompleto, los cuales fueron hallados en la isla Cajual, en el Estado de Marañón en el nordeste de Brasil. Los fósiles de Oxalaia fueron encontrados en 2004 en la localidad Laje do Coringa de la formación Alcântara, en el Grupo Itapecuru de la Cuenca São Luís. Aparte de estos fragmentos óseos, numerosos dientes de espinosáurido habían sido anteriormente reportados de este sitio.

El género fue nombrado por Alexander Wilhelm Armin Kellner, Sergio A.K. Azevedeo, Elaine B. Machado, Luciana B. Carvalho y Deise D.R. Henriques en el año 2011 y su especie tipo es Oxalaia quilombensis. Su nombre específico quilombensis se refiere a los asentamientos denominados quilombos, como el de la isla Cajual, los cuales fueron fundados por esclavos que escapaban. Las estimaciones de tamaño sugieren que medía de 12 a 14 metros de largo y entre 5 a 7 toneladas de peso, lo que lo convierte en el mayor terópodo conocido de Brasil y la octava especie de terópodo no aviano oficialmente nombrada de este país
lo extraí de wikipedia

_________________

"¿Es un tiranosaurio?"
"No, suena más grande"
Volver arriba Ir abajo
guillem
Gran Troodon
Gran Troodon
avatar

Mensajes : 765
Fecha de inscripción : 03/12/2010
Edad : 19
Localización : Mount Vernon
Oro


MensajeTema: Re: proyecto enciclopedia   Jue 29 Sep 2011, 1:52 am

Deltadromeus ("corredor del delta")es un género representado por una única especie de dinosaurio terópodo noasáurido, que vivió a mediados del período Cretácico, hace aproximadamente 95 millones de años, en el Cenomaniano, en lo que hoy es África. Este carnívoro tenía, los largos miembros traseros inusualmente delgados para su tamaño, sugiriendo que era un corredor rápido. Pudo haber sido uno de los dinosaurios carnívoros más largos, con unos restos sin publicar que indicarían un espécimen parcial de alrededor de 13,3 metros de largo, aunque habría pesado solamente 3,5 toneladas, haciéndolo más delgado que los carnosaurios gigantes.1 El espécimen más completo es el holotipo que midió un estimado de 8,1 m de largo


Los restos fósiles del Deltadromeus fueron descubiertos en 1995 por Gabrielle Lyon, durante una expedición dirigida por Paul Sereno en la formación Tegana de Marruecos. Stromer en 1934 refirió (IPHG 1912 VIII) a su nueva taxon Bahariasaurus, que podría ser sinónimo mayor de Deltadromeus.1 Sereno y otros en 1996 describieron a Deltadromeus como celurosauriano básico,2 pero Rauhut lo ubicó dentro de los ornitomimosaurianos.3 Más adelante en 2003, Wilson y otros postularon que era un noasáurido4 y Carrano y Sampson en 2008 lo colocaron como ceratosauriano básico fuera de Neoceratosauria.5

Ha habido sugerencias en línea que Deltadromeus estaría estrechamente vinculado a Dryptosaurus . Sin embargo, Deltadromeus está resultando ser ceratosauriano, y Dryptosaurus es probablemente un tiranosáurido. Ambos tienen crestas deltopectoral similares, pero Dryptosaurus tiene en el húmero un tubérculo ventral más grande y parece más sigmoideo. Deltadromeus tiene una cabeza femoral extrañamente estrecha anteroposteriormente y un trocánter anterior que comienza más en distal. En Deltadromeus el cóndilo tibial lateral tiene un proceso posterior impar, la cresta cnemial es más estrecha y la incisura tibial es excavada más en próximal. Deltadromeus tiene una fosa fibular proximomedial más desarrollada, pero no está extendida próximo posteriormente. En Dryptosaurus el proceso ascendente es mucho más alto y más acentuado y carece del surco transversal plesiomorfico a través de los cóndilos de astrágalo encontrados en Deltadromeus . El metatarso IV es mucho más estrecho en Deltadromeus en proximal es menos triangular que en Dryptosaurus y tiranosáuridos, y carece la muesca encontrada en esos taxones. En Deltadromeus el húmero es el 6% más de largo a la longitud femoral, pero su tibia es el 6% más corto.6 El "pubis" del holotipo de Deltadromeus parece ser un isquion según Longrich.7 La forma del extremo distal es casi idéntica a 1912 VIII 82, salvo que es un poco más corto posiblemente resultado de la ontogénia, según lo visto en Nedcolbertia. La sección de corte es convexa, a diferencia de los pubis, que son cóncavos. Los ejes de las conjunturas son estrechos transversalmente en vez de tener un delantal púbico. La carencia de un agujero interpúbico en el "pubis" de Deltadromeus,otra vez similar a 1912 VIII 82, es también consistente con una identificación como isquion, aunque el un montón de taxones carece agujeros interpúbicos. Finalmente, Longrich identificó lo qué aparecía ser fragmentos púbicos en el holotipo de Deltadromeus.6
Volver arriba Ir abajo
pascutn
Huevo
Huevo
avatar

Mensajes : 13
Fecha de inscripción : 23/10/2011
Edad : 19

MensajeTema: Spinosaurus   Lun 24 Oct 2011, 11:23 am

Spinosaurus (gr. «lagarto de espina») es un género representado por dos especies de dinosaurios terópodos espinosáuridos, que vivieron en lo que actualmente es el norte de África desde el Albiano Inferior hasta el Cenomaniano Inferior del periodo Cretácico, hace aproximadamente 112 a 97 millones de años. Este género se conoció inicialmente por los restos fósiles descubiertos en Egipto en la década de 1910 y descrito por el paleontólogo alemán Ernst Stromer. Los restos originales fueron destruidos durante los bombardeos de la Segunda Guerra Mundial, pero se ha recuperado material adicional en años recientes. No existe claridad si se trata de una o dos especies representadas por los fósiles reportados en la literatura científica. La especie mejor conocida es S. aegyptiacus descubierta en Egipto; sin embargo, una posible segunda especie S. maroccanus se descubrió en Marruecos. También se han encontrado restos en Argelia, Túnez y posiblemente de Níger, Kenia y Libia.
Spinosaurus pudo ser el más grande de todos los dinosaurios carnívoros, todavía más grande que el Tyrannosaurus rex y el Giganotosaurus. Estimaciones publicadas en 2005 y 2007 sugieren que tenía 12,6 a 18 metros de longitud y 7 a 20,9 toneladas de peso. El cráneo de Spinosaurus era largo y angosto como el de los cocodrilos. Las espinas distintivas de Spinosaurus, las cuales eran extensiones de la espinas vertebrales, crecían hasta 1,65 m y probablemente estaban conectadas con piel, formando una estructura similar a una vela; sin embargo, algunos autores han propuesto que las espinas estaban cubiertas de grasa y formaban una joroba. A esta estructura se le han atribuido múltiples funciones, incluyendo termoregulación y exhibición. Spinosaurus probablemente caminaba en dos patas la mayor parte del tiempo, pero ocasionalmente se pudo haber posado en las cuatro extremidades. Se cree que pudo haberse alimentado de pescado; la evidencia sugiere que permanecía tanto en el agua como en tierra, como un cocodrilo moderno.

Cráneo


El cráneo tenía un hocico estrecho repleto de dientes cónicos rectos. Había seis o siete dientes uno cada lado del frente de la mandíbula superior, en los huesos premaxilares, y otros doce en ambos maxilares detrás de ellos. El segundo y tercer diente en cada lado en la mandíbula superior eran perceptiblemente más grandes que el resto de los dientes de los premaxilares, existiendo un espacio entre ellos que era ocupado por la piezas más grandes del maxilar anterior. El extremo del hocico que sostenía los grandes dientes anteriores era muy ancha. Además tenía una pequeña cresta delante de los ojos.
Usando las dimensiones de tres especímenes conocidos como MSNM V4047, UCPC-2 y BSP 1912 VIII 19, y asumiendo que la parte postorbital del ejemplar MSNM V4047 tenía una forma similar a la del cráneo de Irritator, Dal Sasso et al. (2005) estimaron que el cráneo de Spinosaurus tenía 1,75 metros de longitud.4 Los resultados de Dal Sasso et al. fueron cuestionados debido a que la forma del cráneo puede variar entre las especies de espinosauridos.



Tamaño


Comparación de los tamaños de los terópodos gigantes
Desde su descubrimiento en 1915 Spinosaurus fue uno de los contendientes para ser el terópodo más grande conocido. Tanto Friedrich von Huene en 1926 como Donald F. Glut en 1982, y lo incluyeron entre los terópodos más grandes con 15 m de longitud y un peso superior a las 6 t. En 1988, Gregory Paul también lo consideró como el terópodo más grande con 15 m de largo, pero estimando un peso inferior, de solo 4 toneladas.
Dal Sasso et al. (2005) asumieron que Spinosaurus y Suchomimus compartían las mismas proporciones corporales en relación con la longitud de su cráneo, calculando de ese modo que Spinosaurus tenía entre 16 y 18 metros de longitud y entre 7 y 9 t.4 los resultados de Dal Sasso et al fueron controvertidos a causa de que la longitud del cráneo estimada era dudosa y que (asumiendo que la masa corporal se incrementa al cubo de la longitud corporal) que con las mismas proporciones que Suchomimus que tenía 11 m y 3,8 t, sobre la longitud de Spinosaurus podría estimarse una masa corporal entre 11,7 y 16,7 toneladas
François Therrien y Donald Henderson, en una publicación de 2007, haciendo el cálculo a escala basados en la longitud craneal, cuestionaron las estimaciones previas del tamaño de Spinosaurus, encontrando que la longitud era demasiado grande y el peso muy pequeño. Basados e una medida estimada del cráneo de entre 1,5 y 1,75 m, estimaron que la longitud era de 12,6 a 14,3 m, con una masa corporal de 12 a 20,9 toneladas Los estimados más bajos sugieren que Spinosaurus pudo haber sido más corto y liviano que Carcharodontosaurus y Giganotosaurus. A su vez el estudio de Therrien y Henderson fue criticado por la elección de los terópodos usados para compararlo (la mayoría de terópodos usados era tiranosáuridos y carnosaurios, los cuales tenían una contextura diferente a los espinosaúridos) y por asumir que el cráneo del Spinosaurus podría llegar a medir solo 1,5 m. El incremento en la precisión para la estimación del tamaño de Spinosaurus requiere el hallazgo de fósiles mejor preservados, especialmente de los miembros del animal.
Vela o joroba
Spinosaurus tenía unas espinas vertebrales muy largas sobre la espalda, formando la base para su vela dorsal. La longitud de estas prolongaciones alcanzaban 10 veces el diámetro de los cuerpos vertebrales que las originaban. Estas podrían haber sostenido una gran vela de piel, y podían llegar a medir 1,8 metro. Esta vela pudo actuar calentando la sangre rápidamente cuando el Sol le daba de lleno, o disipando el calor. Este tipo de espinas también fueron halladas en el Ouranosaurus, un iguanodóntido también encontrado en Níger, por lo que se supone el desarrollo de las espinas debió obedecer una algún factor climático. Las espinas eran ligeramente más largas de adelante hacia atrás y más anchas en la base que en la punta, con la altura máxima en el centro de la aleta, siendo diferente a las espinas delgadas vistas en los pelicosaurios Edaphosaurus y Dimetrodon, contrastando con las espinas más gruesas de su contemporáneo el iguanodón Ouranosaurus.
La aleta de Spinosaurus era inusual, sin embargo, otros dinosaurios como el ornitópodo Ouranosaurus, el cual vivió pocos millones de años antes en la misma región que Spinosaurus, y el saurópodo de suramericano Amargasaurus pudieron haber desarrollado adaptaciones estructurales en sus vértebras. La vela era posiblemente análoga no homologa a la de Dimetrodon que vivió durante el período Pérmico, mucho antes a la aparición de los dinosaurios. Estas similitudes se debían a evolución convergente.
Stromer en 1915 y Jack Bowman Bailey en 1997 postularon que más que una vela esa estructura se trataba de una joroba, y portaba reservas de grasa más que una estructura de piel.12 14 Esta discusión se acabará con la aparición de nuevos ejemplares más completos. Para soportar esta hipótesis, Bailey argumentó que en Spinosaurus, Ouranosaurus, y otros dinosaurios con espinas dorsales alargadas, eran relativamente más cortas y gruesas que los pelicosaurios mecionados (de los cuales se sabe con certeza que tenian vela dorsal) y en lugar de ello poseían apófisis espinosas similares a las de Megacerops y Bison latifrons.
Volver arriba Ir abajo
guillem
Gran Troodon
Gran Troodon
avatar

Mensajes : 765
Fecha de inscripción : 03/12/2010
Edad : 19
Localización : Mount Vernon
Oro


MensajeTema: Re: proyecto enciclopedia   Lun 19 Dic 2011, 1:36 am

Richardoestesia es un género de dinosaurios terópodos dromeosáuridos, que vivieron a finales del período Cretácico superior, hace aproximadamente 83 y 71 millones de años, en el Campaniano, en lo que es hoy Norteamérica. Richardoestesia es un dromeósaurido de mediano tamaño, alcanzando los 2 metros de largo y 0,70 de alto y pesando 50 kilogramos. Solo se conocen sus dientes por lo que su relaciones son oscuras, sin embargo son parecidos a los del Archaeopteryx, a los trodóntidos o dromeosáuridos ya que tienen un fuerte canal en la superficie lateral.

Los restos de este dinosaurio se han encontrado en todo el oeste de Norteamérica, en el Parque de Dinosaurios en la Formación Judith en Alberta y en Montana, en la Formación del Cañón Horseshoe en Alberta, en la Formación Aguja de Texas, en la Formación Williams Fork en Colorado, en la Formación Milk River en Alberta, Formación Lance en Wyoming, en la Formación Scollard en Alberta, en la Formación Frenchman en Saskatchewan, en la Formación Hell Creek en Dakota del Sur, todas estas en de R. gilmorei. El R. isosceles en la Formación Menefee en [Nuevo México]], en la Formación Mesa Verde en Wyoming fue encontrado en la formación Aguja de Texas, en la Formación Milk River en Alberta, Formación Judith en Alberta y en Montana, en la Formación Frenchman en Saskatchewan, en la Formación Hell Creek en Dakota del Sur, en la Formación del Cañón Horseshoe en Alberta, Formación Lance en Wyoming, en la formación Scollard en Alberta, en la Formación Cedar Mountain en Utah, en la Formación Woodbine en Texas y R. sp en en la Formación Dakota en Utah, en la Formación Trent River Columbia Británica, en la Formación Woodbine en Utah, en la Formación Kirtland Nuevo México, en la Formación Kaiparowitz y en la Formación Ferris ambas de Utah, Formación Dos Medicinas, Formación Hell Creek, Formación Fox Hill y restos asignado a este género en España, Rumania, Portugal , Brasil y México[1]. La primera especie fue descrita en 1990 y la segunda fue descrita en 2001


Off topic cuando dices lo de Reconstrucción artística del Antarctosaurio (artista desconocido).es una lastima me hubiera gustado conocer al artista para felicitarle Fin off topic
Volver arriba Ir abajo
lauchamon
Huevo
Huevo
avatar

Mensajes : 11
Fecha de inscripción : 14/05/2013
Edad : 18
Localización : Buenos Aires

MensajeTema: Re: proyecto enciclopedia   Sáb 18 Mayo 2013, 11:20 am

gasparinisaura cincosaltensis
Fue uno de los primeros ornitópodos basales conocidos en Sudamérica y pertenece a un grupo de dinosaurios denominados Iguanodontia.
El Gasparinisaura era un pequeño y ágil herbívoro de andar bípedo cuyo tamaño variaba entre los 60 cm y, aproximadamente, 1,5 m. La punta de su hocico no tenia dientes , pero en cambio presentaba un estuche córneo en forma de pico como el que poseen las aves actuales. los dientes tenian una estructura compleja en forma de hoja y pequeños dentículos a los lados de cada diente.
Del Gasparinisaura se conocen varios ejemplares correspondientes a individuos de diferentes tamaños y edades, por lo que se puede decir que sus hábitos eran gregarios, es decir que se movía en pequeñas manadas o grupos.
En honor a la Dra. Zulma Gasparini por sus aportes a la ciencia en el estudio de reptiles mesozoicos de la Patagonia, se le dio ese nombre y cincosaltensis, por la localidad de Cinco Saltos (Río Negro, Argentina) donde los restos de este ejemplar fueron descubiertos.




fuente de la imagen deviantart
Volver arriba Ir abajo
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: proyecto enciclopedia   

Volver arriba Ir abajo
 
proyecto enciclopedia
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 2 de 2.Ir a la página : Precedente  1, 2
 Temas similares
-
» Proyecto de terrario en mente.
» Saludos y nuevo proyecto 375 litros
» Nuevo proyecto 300L "herviboros"
» Año Nuevo, Proyecto Nuevo, "Collage-Floral"
» Proyecto: Mi primer acuario

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
JURASSIC PARK :: Isla Nublar :: Criaturas Prehistóricas-
Cambiar a: